Press "Enter" to skip to content

LOS CENTROS DE EXCELENCIA Y LA AUTONOMÍA

Las ideas hacen avanzar a la humanidad para lograr sus propósitos. Pero sin la autonomía de los centros de excelencia, esta evolución no tiene el alcance deseado.

Este es un viejo dilema en el mundo de la innovación, especialmente cuando estamos dentro de una organización con mucha experiencia, es decir, es el debate permanente entre centralización y autonomía.

Otro concepto erróneo que generalmente tendemos a considerar es que los centros de excelencia son exclusivos de las grandes ciudades.

Es cierto que proporcionalmente y debido a la densidad de población, las ciudades pueden capturar más «masa crítica», sin embargo, hay una masa crítica que transmiten los pequeños pueblos.

Ya sabemos que vivimos en un mundo de comportamientos estandarizados, y con el gran desarrollo de la tecnología (que en sí mismo es un acto de creatividad), la repetición de las actitudes humanas está cada vez más extendida.

La pandemia actual del covid 19 ha traído indirectamente otros desafíos de gran impacto social.

Quizás, el desafío más visible de la digitalización fue el teletrabajo.

La fuerza del confinamiento por el covid 19 obligó a las empresas a adaptarse rápidamente al trabajo remoto, a la comunicación remota (especialmente a las reuniones de trabajo) y al mismo tiempo obtuvieron flexibilidad.

Esta flexibilidad laboral puede ayudar al desarrollo de regiones con menor densidad de población. Es necesario ganar calidad de vida, conciliando la vida laboral y personal.

Aunque todavía con poca expresión, en algunos países hemos visto más compras de casas fuera de los grandes centros urbanos. Los nuevos propietarios afirman alegremente que es para pasar mejor las próximas pandemias.

En cualquier caso, esta nueva vida del mercado laboral es una oportunidad que debería utilizarse para fomentar el desarrollo local.

Sin embargo, esta flexibilidad de movimiento, es decir, la libertad de trabajar desde cualquier lugar aún no es lo suficientemente fuerte como para hacer esta transformación.

Pero un pueblo, un pueblo con historia, es sin duda un centro de excelencia para la promoción de la calidad de vida.

Anteriormente mencioné el dilema entre centralización y autonomía. Sin embargo, hay otro dilema para añadir a esta ecuación social: estandarización versus culturas genuinas.

La evolución – no sé hasta qué punto podemos llamar la revolución del teletrabajo- es claramente una victoria de la autonomía frente a la centralización.

Es más difícil poner este componente que atrajo a aquellos que están acostumbrados a la estandarización social en la ecuación del desarrollo local.

Parte de la estandarización social llegó para quedarse, es decir, ya es parte de nuestras rutinas diarias, por lo que es muy difícil cambiarla.

Aplicando la teoría de la pirámide de Abraham Maslow, aquello que se apega a la estandarización social nunca alcanzará su tope.

El desarrollo personal, la búsqueda de su propia individualidad y, sobre todo, estar en contacto con su misticismo (en un sentido amplio),  nunca estará fuera de sintonía con el lugar de vida.

Debemos saber cómo construir esta autonomía por centros de excelencia.

Nunca debemos medir la excelencia por su cantidad o dimensión, sino por el valor interno que nos puede ofrecer.

Lamento mucho que los hombres y mujeres de estos auténticos centros de excelencia abandonen por completo su forma mística. Desafortunadamente, estos son los casos en los que la estandarización social supera la excelencia del individuo.

Hoy, celebramos otro aniversario de la Carta Foral de Bemposta do Campo. Hay 510 años de misticismo y de orgullo, que las piedras de granito nos transmiten.

Al igual que este pueblo histórico en la raya portuguesa, muchos otros en la Península Ibérica padecen la misma enfermedad: la despoblación.

Sin embargo, sabiendo que es muy difícil enfrentar la estandarización social, la superficialidad de las cosas, ciertamente tampoco es tiempo de rendirse. Al menos para mí.

La autonomía de los centros de excelencia, la creatividad personal, la inspiración del misticismo de las piedras de granito de Bemposta do Campo, la antigua tierra de Isibraia, son designios para lograr nuestra autorrealización.

Bruno Caldeira

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mission News Theme by Compete Themes.