Press "Enter" to skip to content

LOS DESAVENTUREROS PORTUGUESES

Las aventuras en los Descubrimientos Portugueses son una fuente de mitología portuguesa. Pero hoy en día parece que sólo vemos desaventureros portugueses.

Cada civilización, cada imperio, cada dominio tiene su tiempo en la niebla de la historia.

Sin embargo, los “comandantes” de esas antiguas órdenes mundiales o regionales ahora están en peligro, su prestigio y trabajo. ¿Y por qué sucede esto?

Cuando sus descendientes, en particular, sus líderes desaventureros no saben cómo interpretar el valor de la Historia.

La constitución de Portugal como nación soberana tuvo lugar de una manera particular. Fue el Estado portugués creado en 1143 quién dio forma a un nuevo pueblo. Y en cierto modo, podemos decir que los portugueses son los nuevos leoneses.

Desde la constitución de Portugal, si consideramos el Tratado de Zamora del 5 de octubre de 1143, hasta el comienzo de la ocupación de los Felipes de España, los portugueses siempre han sido muy aventureros.

El 10 de junio se oficializa como el Día de Portugal, Camões y las comunidades portuguesas.

La vida del mayor poeta portugués de todos los tiempos, Luíz Vaz de Camões, estuvo compuesta de numerosas aventuras.

Los libros de Historia relatan sobre sus amores y disgustos, la vida bohemia en Portugal y en Oriente, y por supuesto está el gran libro de la epopeya portuguesa: Os Lusíadas.

En contraposición a los desaventureros portugueses actuales, Camões fue un aventurero sin fin.

Perdió un ojo en un motín o en una batalla (según la opinión de cada historiador). La leyenda también dice que el manuscrito de Os Lusíadas se guardó en el mar durante un naufragio por el propio Camões.

Luíz Vaz de Camões personificó el antiguo alma portuguesa, que antes era intrépida, libre y elocuente.

Actualmente, Portugal vive en un “caparazón” de protección política ajena.

El alma portuguesa

Estos desaventureros portugueses contemporáneos se niegan a inspirarse en su antigua alma, la verdadera alma portuguesa.

Tienen miedo de enfrentarse a los adamastores de hoy que siempre serán difíciles de contener. Pero también saben que siempre encontrarán su Cabo de Buena Esperanza.

Tener un alma portuguesa es tener el alma de Camões, es tener el alma de sus comunidades portuguesas que están en todo el mundo. Estas comunidades luso-descendientes que están a miles de kilómetros de su metrópoli son sin duda sus mejores embajadores.

No son embajadores sectarios ni están llenos de benefícios vanos. Son embajadores que presentan su carácter y su verdadera alma portuguesa como sus credenciales.

Ellos son los que “hacen de tripas corazón”, hacen mucho con poco, sin el apoyo de su metrópoli distante. Y me refiero sobre todo a aquellos que poseen el verdadero alma portuguesa que se encuentran en Malaca, Macao, India, Sri Lanka, Tailandia, Indonesia y otras partes del Oriente.

Realizan una peculiar diplomacia portuguesa con mucha dignidad. Están en centros comunitarios o en grupos de música folclórica portuguesa que promueven obviamente la cultura portuguesa sin pedir nada en cambio. Utilizan su propio soft power para marcar la continuidad de la presencia portuguesa en Oriente, cuando la llamada diplomacia oficial de Lisboa es muy incipiente.

Es cierto que vivimos en el siglo XXI, vivimos en una generación tecnológica sin precedentes, pero nuestro alma portuguesa siempre tendrá su lugar marcado en cualquier momento de la Historia.

A los desaventureros portugueses de nuestra generación, debemos pedirles que encuentren su verdadera alma portuguesa. “Porque los mares nunca antes navegados” (Os Lusíadas) podrían ser el lema de su metamorfosis.

Debemos mirar el 10 de junio como una fuente de inspiración, para evocar la dimensión global de Portugal y liberar la verdadera alma portuguesa.

Bruno Caldeira

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *