Press "Enter" to skip to content

FUNDACIÓN LUSO-ESPAÑOLA: CÓMPLICE DEL DESARROLLO IBÉRICO

Este año, la Fundación Luso-Española celebra 20 años de intenso trabajo promoviendo las relaciones entre portugueses y españoles. Se considera uno de los cómplices del desarrollo ibérico. José António Silva e Sousa, Presidente de la Fundación Luso-Española, en una entrevista con Raia Diplomática defendió la creación de una tarjeta sanitaria ibérica privada para fomentar las relaciones entre los dos países ibéricos.

El 1 de diciembre se celebra la Restauración de la Independencia de Portugal en relación con España. ¿El país vecino sigue siendo visto por los portugueses con gran desconfianza?

Son historias de la Historia. El primero de diciembre marca el final de una época en la que la monarquía portuguesa y la monarquía española eran compartidas por los mismos reyes. En esta perspectiva, no hubo restauración de la independencia. Que yo sepa, ambos reinos siempre han sido independientes. Hubo una separación de las dos coronas. Y tenga en cuenta que esta fase tuvo buenos momentos iniciales para Portugal, y menos buenos en momentos de crisis, que marcaron su final. Felipe I de Portugal (II de España) fue un gran Rey de Portugal, con una excelente obra. Pero fue una fase que cayó por sí sola. Por desgaste. Así que ni siquiera merece una discusión.

Pero, ¿existe esta desconfianza o no?

No me lo parece. Hoy portugueses y españoles viven una época de gran interdependencia económica, solidaridad política y social y, sobre todo, ambiciones comunes. Pero tenemos que ir más allá: la Península Ibérica en su conjunto y en términos económicos, hay que entenderla y combinarla en una red, para que funcione mejor. Y cuando digo red me refiero a acercarnos y atravesar zonas de interés: puertos, parques tecnológicos, estructuras industriales… Y poner todo para converger en intereses comunes. Se trata de un “submercado” dentro de la Unión Europea que, por su apariencia natural, habrá que respetar. Y luego buscaremos el leit-motiv de nuestra Fundación: “dos países, un mercado orientado a la competitividad e innovación internacional”. Ahora, si pensamos así, dejamos de poner barreras económicas al desarrollo de infraestructuras. Porque son el elemento de conexión.

Pero una gran parte de la banca privada portuguesa está bajo el control de los bancos españoles. ¿No es esta dependencia perjudicial para los intereses de Portugal?

Lo es. Portugal no pudo mantener la mayoría de los bancos portugueses operando en España. No sabemos si por imposición internacional, por decisiones de gestión, o por la falta de una estrategia clara y exitosa para esta operación. La verdad es que así es. Y esto es muy malo para las inversiones y para el movimiento comercial de empresas.

¿Y cual es la solución?

Tenemos que analizar el problema desde una perspectiva futura. El negocio bancario está cambiando por completo. Nadie sabe quién es el verdadero “propietario” de cada banco (excepto en los bancos públicos) y el papel que jugarán los bancos en el futuro de la dinámica empresarial. La crisis que hemos experimentado en la última década ha separado severamente a las empresas de los bancos. Con esto, las empresas tienen que reinventar sus estrategias. Y depender cada vez menos de los bancos. Creo que hay una disolución progresiva de los grandes conglomerados empresariales y la aparición de nuevas realidades más basadas en negocios concretos. De ahí la importancia de las PYME. Las PYME encuentran más fácil conseguir Fondos de Inversión o capital riesgo. Y no se arriesgan de nuevo apostando por un modelo de financiación bancaria que se estremeció cuando sintieron la crisis. Si esto es así, tendremos más necesidad de enmarcar el modelo de red del que estaba hablando.

Lisboa

Durante la Cumbre Ibérica de Guarda, la Fundación Luso-Española defendió la creación de una tarjeta sanitaria privada ibérica. ¿Cuáles son las razones de la posible creación de esta tarjeta?

Sí. Es básico. En un modelo económico y social en el que hay una clara apuesta por la movilidad de las personas en el espacio ibérico, e incluso europeo; en un momento en el que existe una clara apuesta por la construcción de soluciones digitales; tenemos que tener modelos que faciliten esta movilidad y al mismo tiempo aprovechen el sistema digital. En materia de Salud Pública, ya existe una Tarjeta Sanitaria Europea. Pero si queremos utilizar un establecimiento privado, ya no tenemos cobertura directa en nuestro Seguro: tenemos que pagar todo el tratamiento y solo después se nos reembolsa este coste en el país de origen. Esto parece no tener sentido en el siglo XXI.

¿Y cómo lo ponerlo en marcha?

Es solo cuestión de que las aseguradoras portuguesas y españolas empiecen a trabajar en una lógica ibérica, ampliando los acuerdos que tienen con agentes nacionales, acoplando agentes Sanitarios (Hospitales, Clínicas, Profesionales …) del país vecino. Hoy que la salud es una preocupación prioritaria, una solución de este tipo, toca la vida de las personas. Afecta también a la calidad de la movilidad: expatriados, turistas, residentes en zonas fronterizas … sería una excelente propuesta para la sociedad. Para nosotros, Fundación Luso-Española, también fue muy alentador ver que tras lanzar este llamamiento, algunas Aseguradoras de Salud de ambos países vinieron a informarnos que ya estaban trabajando en el tema.

¿Pero no está ya en la tarjeta sanitaria europea?

Lo que estamos defendiendo y estimulando es una tarjeta de acceso a los establecimientos de Salud Privada; la Tarjeta Sanitaria Europea nos da acceso al sistema nacional de salud pública. Y el derecho a elegir uno u otro quedará a criterio del usuario.

Por otro lado, la Fundación ha estado abogando por el regreso de los encuentros empresariales que tuvieron lugar durante las Cumbres Ibéricas …

Fue una pena que se perdiera esta dinámica. No solo por el trabajo en sí, sino por el cruce directo entre el mundo empresarial y el mundo político, los Gobiernos. La gente habló, las instituciones se volvieron más sensibles a los problemas reales de las empresas y del país. Siempre fueron días de gran impacto para todos. Y aparecieron los resultados. Pero también tenemos que ver que las Cumbres han perdido importancia y energía. Hoy es prácticamente un almuerzo entre algunos miembros de los dos Gobiernos y los Embajadores. En dos o tres horas se reúnen, almuerzan e incluso dan una rueda de prensa conjunta. No es posible en tan poco tiempo discutir un tema en profundidad, y mucho menos darle una característica de movilización de la innovación. De hecho, fíjense, el tema de todas las últimas cumbres es el mismo: las relaciones transfronterizas. Un tema que es más del siglo XX que del XXI. Con esto puedo decirles que estamos en un momento en el que el modelo de Cumbres, a nuestro juicio, debe ser repensado. Para que valgan la pena. Y repensado en una lógica del futuro. Hay temas que están permanentemente vivos: los desafíos de la logística ibérica (por ejemplo, en una visión prospectiva para el post-COVID), el papel de los puertos portugueses y españoles en las nuevas rutas de transporte marítimo, el cruce de infraestructuras: ver que no hay conexión por carretera ni por ferrocarril. Entre Sines / Setúbal y Valencia sin pasar por Madrid, y son puertos complementarios en esta lógica de red – la salud, el desarrollo tecnológico y su integración con el mundo de las empresas y con la realidad social, lo que desde la Fundación llamamos “ Cultura Ibérica de la Innovación ”, modelos energéticos, protección del medio ambiente… Son muchos los temas que, de ser tratados con tiempo y voluntad por ambos gobiernos, revitalizarían la sociedad civil y el tejido empresarial. De ahí la importancia de los Encuentros Empresariales. Pero, repito, solo valen la pena si se define un nuevo modelo de Cumbres.

Madrid

Pasando a otro punto, una forma de impulsar el mercado ibérico sería crear la “marca ibérica”. ¿Estás de acuerdo con esta idea?

No apoyamos esta idea.

“Al final de estas dos décadas, nos sentimos sobre todo cómplices de un proceso de desarrollo único: la transformación positiva que han experimentado las relaciones entre Portugal y España y entre sus pueblos”

José António Silva e Sousa, Presidente de la Fundación Luso-Española

¿Qué razones tiene en este asunto?

Portugal y España son dos países y dos realidades sobre todo muy complementarias. Complementariedad geográfica, complementariedad de formas de ser y de ser, complementariedad de lenguajes, complementariedad incluso en la forma de ver el mundo. Pero estos son dos países que pueden avanzar hacia un “submercado único” dentro de la propia UE. Perfeccionado e incluso modelado en el marco europeo: un submercado donde ambos deben ser preservados y respetados en sus identidades, en su soberanía, en sus problemas y en las formas de resolverlos, en sus objetivos nacionales o incluso locales. Y tenga en cuenta que esta complementariedad surge de las grandes diferencias que existen entre los dos. Esta es también la gran riqueza del espacio peninsular: siempre estamos equilibrando nuestras diferencias. No veo ningún interés, ni para Portugal ni para España, en la creación de una “marca ibérica”. Sí, deberíamos incentivar las empresas ibéricas, los bancos ibéricos e incluso, los intereses comunes ibéricos. Pero manteniendo el “Cozido à Portuguesa” y el “Cocido Madrileño” como están. Porque ambos son muy buenos. (risas)

El mercado ibérico sigue creciendo y es importante para la relación comercial entre Portugal y España. ¿Qué medidas se podrían tomar para impulsar el mercado ibérico?

Este no será el mejor momento para abordar este problema. Sobre todo porque no conocemos el mundo que “viene”. Tenemos como objetivo la situación actual, que es muy buena. En cuanto al futuro, pronto se verá … De todos modos, hay puntos que merecen ser repensados. El Convenio sobre la doble imposición a veces no está actualizado y crea grandes problemas a nivel bilateral. Quizás podría ser un buen punto de partida.

¿Y cuáles son los ámbitos prioritarios para centrar la cooperación luso-española?

Aquí no tengo ninguna duda de que la infraestructura seguirá siendo el centro de las prioridades durante mucho tiempo. Pero esto también implica cambiar todo un modelo ibérico que históricamente ha estado muy cristalizado, con Madrid como punto de convergencia de la Península. Hoy, como dije, desde mi punto de vista tenemos que entender la Península en red. Redes de interés, redes de apoyo y cooperación, redes de creación de valor. Ahora, cuando entendemos la Península como una red, tenemos que dejar de centrarnos en Lisboa y Madrid y crear nuevos centros interdependientes. Y nuevos ejes de movilidad y competitividad. Ahí es donde puede irradiar la nueva estrategia de transporte. Es aquí también donde puede surgir un nuevo modelo de desarrollo integral para ambos países. Es un modelo que elimina barreras, equilibra la demografía y descentraliza el desarrollo. Pero sobre todo, un modelo mucho más agregado del conjunto.

La Fundación Luso-Española celebra este año su 20º aniversario….

Estamos celebrando efectivamente nuestro 20 aniversario. A pesar de las contingencias actuales, no se nos permite tener grandes celebraciones.

¿Qué puedes decir al final de dos décadas de trabajo?

Al final de estas dos décadas, nos sentimos sobre todo cómplices de un proceso de desarrollo único: la transformación positiva que han experimentado las relaciones entre Portugal y España y entre sus pueblos. Creo que los grandes pasos que se han dado hacia la convergencia de intereses, en la asombrosa movilidad de personas y empresas en el espacio peninsular, en la apertura a la internacionalización del espacio iberoamericano y del espacio de habla portuguesa en el mundo… los avances en el conocimiento de las personas sobre el mercado y el país vecino y el gran equilibrio que existe en las relaciones bilaterales, tanto a nivel de poder político como a nivel de empresas. Todas estas son realidades hoy en día que ni siquiera eran imaginables cuando comenzó nuestro proyecto. Pero hay otro factor importante: la Fundación Luso-Española emana de Empresas Privadas (no tenemos ningún tipo de ayudas públicas ni comunitarias) y su objetivo son las Personas. Tu calidad de vida, tu desarrollo, básicamente tu felicidad. Cuando luchamos por mejores condiciones laborales, por un mejor conocimiento mutuo, por el intercambio cultural y universitario queremos lograr la mejora de las Personas en un sentido global. Y cuando mejoramos la calidad de las personas, mejoramos la calidad de los países.

¿Qué proyectos tienes para los próximos años?

La Fundación Luso-española cuenta con un Programa de Fondo que se está reproduciendo en el espacio peninsular: el Consejo Empresarial Ibérico, que tiene delegaciones en las distintas regiones de España, especialmente las regiones fronterizas (Castilla y León, de la que tenemos la copresidencia, Andalucía y Extremadura que iniciamos pero que con el desarrollo se hizo autónomo). Siempre vamos en sociedad con otras entidades locales. Privilegiamos la Confederación de Empresarios de la respectiva región. También tenemos invitaciones para empezar en Asturias y Aragón. En Portugal probamos el Algarve con poco éxito, pero estamos en conversaciones con Asociaciones del norte del país para empezar a trabajar. Veremos cómo evolucionaremos según la evolución de la situación que estamos viviendo. Pero seguramente mantendremos relaciones permanentes y seguras con las Confederaciones Empresariales.

A medida que defendemos un modelo de red, también estamos empezando a pensar en agrupar Consejos Empresariales en Consejos Bilaterales en dos regiones y organizar reuniones anuales de aproximación. Y en ellos preguntaremos a Gobiernos, Regiones, Empresas cómo se pueden ayudar unos a otros y viceversa. Estoy convencido de que es una línea de enfoque que creará muchos lazos de aproximación.

También contamos con el Seminario UE-América Latina que realizamos junto con la Fundación Euroamérica y la Casa da América Latina en Lisboa. Es un evento anual de gran visibilidad que trae a Lisboa grandes nombres de la vida política y empresarial de la Comunidad Iberoamericana. Este evento se reactivará en cuanto la circulación de personas lo permita.

Por otro lado, estábamos desarrollando un programa específico para la alta dirección expatriada en Madrid y Lisboa con reuniones informales trimestrales. Se crean los lazos. Y son muy positivos y alentadores. Es importante que los empresarios y los gerentes se conozcan e intercambien opiniones de manera informal. Básicamente, un tomador de decisiones casi siempre se siente solo, al menos en los momentos de grandes decisiones. Y compartir inquietudes u opiniones siempre es positivo. También veremos cómo puede evolucionar.

Y la relación luso-española, ¿cuál sería su punto óptimo de colaboración a nivel social y económico?

La Fundación Luso-Española es siempre un facilitador y una institución de servicio. Todos los que colaboran en él lo hacen de forma totalmente voluntaria y gratuita. Y los programas que tenemos son apoyados solo por empresas privadas. Eso nos da mucha fuerza. Pero también nos limita en nuestra disponibilidad y nuestros recursos. Creo que la relación hispano-lusa merece y merecerá mucha atención en un futuro próximo. España tiene hoy movimientos autónomos que cuestionan su propio modelo de Estado. Esto crea muchas incertidumbres en los empresarios. Por otro lado, existe mucho temor a una pérdida de competitividad fiscal en ambos países. Y los principales mercados de exportación de ambas economías no tienen la misma fuerza que antes. Además de eso en términos de deuda pública, ambos países se encuentran en situación de excedencia. Pero pensamos que tenemos que empezar a estar seguros, en lugar de tener dudas. Tanto España como Portugal tienen en la actualidad un reto enorme: pensar qué dimensión quieren para el Sector Público. Es un punto en el que no se está trabajando y donde ninguno de los países sabe hacia dónde se dirige y mucho menos hacia dónde quiere ir. Por otro lado, se está estableciendo un nuevo marco geoestratégico, con la dicotomía Estados Unidos-China. Portugal y España, por su situación geográfica y las conexiones internacionales de sus lenguas, pueden tener una voz de afirmación en el nuevo contexto. Además de eso, Europa también está cambiando. Un nuevo modelo, una nueva centralidad y, sobre todo, nuevas alianzas. Aquí también podemos hablar al unísono. Pero sobre todo, es muy importante que caminemos juntos y con horizontes comunes. Cuando creamos la Fundación Luso-Española hace veinte años, conocí a un gran político español a quien le conté mi visión del espacio peninsular. Simplemente me dijo: “Cuenta conmigo. El mundo es peligroso y en un mundo peligroso es muy importante estar acompañado ”. Es en esta perspectiva que la Fundación Luso-Española sigue mirando al presente y al futuro.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *