Press "Enter" to skip to content

JERARQUIA: ¿VERTICAL U HORIZONTAL?

Quizá en estos momentos donde una mayoría de los empleados – servicios no esenciales y  oficina- alternan regímenes de teletrabajo, esta cuestión sea susceptible de debatir. Conviene hacer una radiografía de la organización en términos de jerarquía y comunicación interna. Desde la tradicional jerarquía hasta las estructuras más horizontales y la calidad de la transparencia informativa… ¿Funciona mejor una jerarquía vertical u horizontal?

Teletrabajo sin barreras de autoridad

Muchos de los trabajadores al opinar sobre lo que más valoran del teletrabajo, destacan la flexibilidad y la libertad en el trabajo. No sentir la presión del jefe a escasos metros, y una menor distracción en el avance de completar tareas promueve una mayor concentración. Esto no menoscaba los inconvenientes del teletrabajo cuando no se puede tener un sitio adecuado para la concentración y se convive con varias personas. Pero si profundizamos más en lo que subyace al final podemos relacionarlo con la comodidad y la confianza del empleado hacia las organizaciones.

Organización ¿vertical u horizontal?

Todos conocemos la tradicional verticalidad en el mundo empresarial, el esquema de toma de decisiones y escalado de comunicación de mayor a menor cargo. Existen robustas estructuras departamentales, con mandos intermedios, directores y Vicepresidentes (modelo americano que algunas empresas europeas tienden a copiar). Pero también se levanta desde hace pocos años con más fuerza – principalmente en las llamadas techs y startups-  un modelo organizacional más horizontal. Departamentos o Unidades de negocio (a veces coinciden) con un cabeza de departamento y empleados,  donde el responsable además es parte del comité de dirección y escala semanalmente las decisiones e información relevante, susceptible de comunicar. Aquí se encontrarán equipos de trabajo multidiscplinares o “squads”

Sin duda, el tamaño de la empresa influye e importa respecto a las estructuras de jerarquía. Pero la forma de trabajo escogida por la empresa consolidará años después su filosofía imagen percibida por sus empleados,  y calidad de los flujos de información.

Espacios diáfanos vs castillos de despachos

La mayoría de las empresas se encuentran actualmente dilucidando si volverán a la oficina, cuando, o tender hacia espacios más reducidos que reduzcan los costes generales. ¿Para qué sirven unas grandes oficinas llenas de despachos y salas, si durante meses hemos tenido que trabajar en la distancia?

Esto nadie podía preverlo. Pero sí podemos sacar más conclusiones sobre lo que ha pasado en estos meses teletrabajando. Y sobre lo que les diferencia a unas organizaciones de otras. Un empleado teniendo la misma carga de trabajo puede tener una motivación distinta, en función de cómo percibe a su empresa, y el aparato jerárquico del que depende la comunicación vertida.

Las puertas cerradas son bloqueos a la comunicación. También pueden ser vistas como barreras a gerentes más o menos inaccesibles. Cuantas menos distracciones se creen entre el empleado y el responsable de área, mejor.

Como ejemplo, Eventbrite al llegar a España eligió las antiguas oficinas de Phillip Morris para crear su hub en Madrid. En Phillipe Morris las oficinas estaban repletas de despachos y cubículos en cada una de sus plantas. Durante la reforma del edificio, Eventbrite eligió una estructura horizontal con 0 despachos y  múltiples salas de reuniones y boxes.

El sitio del “gran jefe”

En una start-up el CEO suele sentarse como otro empleado más, en la misma zona de sillas y mesas e incluso va rotando por periodos para estar cerca de todos sus equipos.

En un banco o en una gran multinacional, el sitio del CEO suele estar en un lugar exclusivo dentro de la oficina con un perímetro muy delimitado. Su contacto con el resto de departamentos dependerá de una milimetrada agenda y normalmente será bilateral de CEO a director de área.

Sabemos que hay grandes diferencias ente los dos ejemplos y no son fácilmente comparables en muchos aspectos. Pero la pandemia covid19 nos ha obligado a todos a salir del despacho o cubículo y buscar una forma común de trabajo. ¿Si volviéramos mañana a las oficinas y el virus hubiera acabado, seguiría todo igual que antes?

Recordemos que un CEO o un director de área deberían también ser percibidos como líderes y para un liderazgo efectivo, se necesita una buena comunicación.

Comunicación, Secretarias y  PA’s

¿Cómo es la comunicación interna en las organizaciones? Si hablamos de comunicación interdepartamental dependerá de la fluidez jerárquica. ¿El director/a de área dispone de secretaria? Si el director posee despacho, posiblemente la comunicación en esta empresa tenga una serie de filtros.

Pero hay empresas u organizaciones donde un pasillo, una zona común de paso o una mesa alta pueden improvisar pequeñas reuniones o conversaciones eficientes para dar pasos ante una gestión.

¿Buscamos organizaciones con ruido o con ambiente de confianza? Mucho movimiento tras los despachos puede fomentar rumores o pensamientos negativos entre las personas que trabajan alrededor. Sin embargo una oficina en donde se da confianza para preguntar y comunicar como algo natural, se percibe como un buen ambiente para trabajar más cómodos y concentrados.

Un buen ejemplo de esta comunicación e influencia de jerarquías es en la preparación de los TownHalls. ¿Hay empatía para comunicar lo que los empleados quieren saber, o se trata de una exhibición de planes a largo plazo y buenos propósitos?

Pilar Élez

Financial & Controlling Advisor

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *