Press "Enter" to skip to content
Las fronteras del desencanto también están en Ceuta y en Gaza

Las fronteras del Desencanto

En los últimos días han pasado al primer plano la desesperación humana y el tacticismo político. Ceuta, Gaza e Israel son, en definitiva, representaciones de la frontera del desencanto.

La naturaleza humana y el concepto político que rige las relaciones diplomáticas imponen que el mundo esté ordenado por grupos. Grupos de personas que forman clanes, regiones, naciones, países, religiones, organismos internacionales, entre otras formas.

Por este orden de ideas es muy fácil entender que la confrontación ideológica y el nacionalismo extremo pueden desencadenar muchos conflictos entre seres humanos.

Desafortunadamente, los intereses políticos e individuales superan los intereses de la mayoría, especialmente los más vulnerables.

Cíclicamente se abren de nuevo las fronteras del desencanto.

El desencanto del gobierno marroquí al ver a Brahim Gali, secretario general del Frente Polisario, uno de sus principales enemigos, recibiendo asistencia médica en España, ha desencadenado una grave crisis diplomática y humanitaria con España.

La falta de habilidad política del gobierno español, que permitió a Brahim Gali entrar en su territorio, con una identidad falsa, no es motivo suficiente para que Marruecos inicie una grave crisis humanitaria en Ceuta.

El gobierno marroquí podría eventualmente tener razones para mostrar su desencanto diplomático con uno de sus principales socios comerciales y un socio estratégico importante, pero crear una falsa expectativa de entrada legal en Europa para sus ciudadanos y otros ciudadanos del África subsahariana al poner en riesgo la vida de miles de personas, disminuyó drásticamente su ventaja diplomática.

Este es un claro ejemplo de que el fin no justifica los medios.

Si en Ceuta este desencanto en la frontera era inesperado, en Gaza e Israel, en cierto modo, ya se estaba preparando.

Tanto el gobierno israelí como Hamas tienen su propia versión para explicar los motivos y quien es culpable de desencadenar otro conflicto militar.

Los disturbios en la mezquita de Al Aqsa, que tuvieron lugar los días 8 y 10 de mayo, que dejaron cientos de heridos entre los manifestantes palestinos y decenas de heridos entre los miembros de la policía israelí, fueron el detonante en hacer estallar otra disputa entre israelíes. y palestinos.

Y para poner fin a la fase de tensión y comenzar la guerra, el mismo 10 de mayo, Hamas lanzó indiscriminadamente siete cohetes en dirección a Israel.

Si en la fase tensa, los disturbios en la mezquita de Al Aqsa solo habían herido, el final de este conflicto resultó en cientos de palestinos muertos y decenas de israelíes muertos.

Sin embargo, no se puede considerar esta disputa real como un desafío religioso o entre dos comunidades. No debemos olvidar que el gobierno palestino pospuso indefinidamente las elecciones legislativas anunciadas después de 15 años sin elecciones.

La demostración de fuerza que ha hecho Hamas durante este conflicto, desafiando al Estado de Israel, con el lanzamiento de cohetes, puede hacer creer a la población palestina que es el único movimiento político con fuerza para defenderles. A pesar de que los ataques se llevaron a cabo desde zonas residenciales, que inevitablemente pusieron en riesgo a sus residentes.

Por el lado de la política de Israel también había un propósito. La enérgica respuesta del ejército israelí a la agresión de Hamas también se puede ver desde un punto de vista político.

Las grandes dificultades de Benjamín Netanyahu para formar un gobierno pueden hacer creer que este conflicto sea bueno para los intereses del Likud, por la importancia de que Israel tenga un gobierno fuerte para disuadir las agresiones externas.

En los próximos tiempos seguiremos presenciando movimientos políticos tanto en Israel como en Palestina. Entonces, sabremos si Hamás seguirá aumentando su influencia en la sociedad palestina para ganar las próximas elecciones generales (si las hay). Lo que debilitó absolutamente la frágil relación entre Palestina e Israel. Y, por otro lado, averiguaremos si el veterano Netanyahu volverá a ser Primer Ministro. En una sociedad israelí tan dividida,  su excelente gestión en la compra de vacunas anti-covid, resultó en que prácticamente toda la población ha sido inmunizada hoy. Pero no fue suficiente para ser nombrado primer ministro. Veamos si esta última victoria militar será más efectiva para lograr su objetivo. Aunque los últimos movimientos políticos apuntan hacia una posible no reelección.

Bruno Caldeira

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.