Press "Enter" to skip to content
Artículo de opinión de Ivan Jancarek, Embajador de República Checa en España

Chequia, la economía y la implementación del Plan de recuperación

La República Checa ha sido una economía históricamente fuerte. Ocurre así desde el siglo XIX, cuando más del 75% del potencial industrial de la antigua monarquía austrohúngara se encontraba en el territorio de la actual Chequia. Incluso después del establecimiento de Checoslovaquia en 1918, era uno de los Estados económicamente fuertes y, por lo tanto, su conquista por parte de la Alemania nazi a principios de 1939 tuvo, lamentablemente, un impacto positivo en el potencial industrial de Alemania, lo que creó las condiciones para el desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial el 1 de septiembre de 1939. Después de la Segunda Guerra Mundial, Checoslovaquia tuvo que adaptarse al sistema económico del dirigismo estatal y a su desapego de los lazos logísticos naturales – proveedores de la economía checoslovaca / checa. En 1989, cuando tuvo lugar la Revolución de Terciopelo y la eliminación del poder comunista, los lazos comerciales con la ex URSS y otros Estados socialistas representaban más del 80% de la facturación comercial. Aunque Checoslovaquia era una de las economías más avanzadas de estos países en ese momento, estaba muy por detrás de las economías de Europa Occidental, incluida España.

Sin embargo, a pesar de la posterior desintegración de la federación checo-eslovaca y la transformación de toda la economía checa de una economía estatal a una economía de mercado, y gracias a los preparativos para unirse a la Unión Europea y la membresía en esta organización, el desempeño de la economía checa y el nivel de vida aumentaron. A modo de ejemplo, presento datos sobre el valor nominal del producto interior bruto per cápita en 2000 y 2020 en comparación entre Chequia y España:

Año                               2000   PIB/pers                          2020 PIB/pers

Chequia                        11 230 Eur                                 17 205 Eur

España                          21 460 Eur                                 22 350 Eur

Para la República Checa, los últimos años, de pertenencia a la Unión Europea, son el período más largo de estabilidad y prosperidad de la historia moderna.  El acceso al mercado interior único y la ayuda en forma de subvenciones financieras de la Unión han reforzado la competitividad de la economía checa. El marco legal de la UE es la base de nuestros valores y del Estado de derecho.

Aunque Chequia atravesó dos crisis económicas mundiales en 2008-2009 y 2013, la República Checa, en términos de prosperidad, creció, del 77% en 2004, hasta alcanzar el nivel del 93% del PIB per cápita de valor adquisitivo de la UE en 2020. Una de las principales preocupaciones durante nuestra entrada fue la aparente falta de preparación de las empresas checas para competir en el mercado interior único. Sin embargo, sucedió lo contrario. 2003 fue el último año en que la balanza del comercio exterior checo fue negativa. Desde entonces, el saldo de las exportaciones sobre las importaciones ha aumentado cada año, alcanzando un superávit de 7 mil millones de euros en 2020. La participación total de las exportaciones checas en las exportaciones totales de la UE aumentó del 0,8% en 2005 al 1,4% en 2018. La preocupación por el aumento del desempleo no se ha materializado. En 2004 estaba en el nivel del 8,2%, con más de 4,6 millones de personas trabajando activamente. En mayo de 2021, el desempleo se mantuvo en el 3,9% y más de 5,1 millones de personas estaban trabajando activamente. Gracias a la libre circulación de personas y a la posibilidad de viajes ilimitados, el movimiento en el aeropuerto Václav Havel de Praga aumentó de 6 millones de pasajeros en 2004 a más de 17 millones en 2019. Gracias a la prosperidad económica, la estabilidad política y la seguridad mencionadas anteriormente, la población checa aumentó de 10,2 millones en 2004 a 10,7 millones al cierre de 2019, mientras que el número de extranjeros también aumentó de 250 mil a 600 mil.

En 2020, la economía checa se vio significativamente afectada por la pandemia de COVID-19. Las medidas adoptadas para prevenir la propagación de la enfermedad y los efectos que la acompañan han provocado el descenso más profundo del rendimiento económico en la historia de la Chequia independiente. El producto interior bruto cayó un 5,6% interanual, tras crecer durante seis años consecutivos. La importante caída del PIB se debió principalmente a la reducción del consumo de los hogares, a la menor inversión, pero también a una profunda caída de la demanda externa. Desafortunadamente, la economía checa se debilitó en periodos interanuales en cada trimestre (-1,8%, -10,8%, -5,1%, -4,9%), aunque en la segunda mitad de 2020 fue ganando impulso lentamente. Espero que la ola de la pandemia de la primavera de 2021 signifique la última recesión económica registrada en el primer trimestre de 2021. Gracias a las vacunaciones la vida económica y social está volviendo a la normalidad lenta pero segura, lo que se reflejó, por ejemplo, en un crecimiento del 55% de la producción industrial en abril de 2021 en la comparación de abril 2020, pero un 1,9% mayor que en abril de 2019. En 2021 la economía crecerá un 3,4% y en 2022 el crecimiento se acelerará otro 4,4%, lo que supondrá que la economía checa alcanzará un nivel prepandémico a principios de 2022.
Praga
Así, Chequia podrá continuar con el objetivo de alcanzar el nivel económico medio de los países de la UE. Sin embargo, esto no es posible sin un salto cualitativo de la economía a un nivel superior de rendimiento. Esto solo es posible si se producen cambios estructurales importantes acompañados de un crecimiento de la productividad y del valor añadido. Hasta ahora, el crecimiento de la economía checa se ha basado principalmente en fuentes externas, en una entrada masiva de inversión extranjera directa. Sin embargo, si Chequia quiere tener éxito, debe centrarse más en (1) apoyar la innovación, (2) fortalecer el gasto en investigación y desarrollo y la resiliencia de la infraestructura, y (3) aumentar la eficiencia del uso de los recursos naturales. También debe centrarse en (4) la transformación verde y digital, (5) mantener el empleo y mejorar las condiciones para la educación, y (6) aumentar la eficiencia de la administración pública mientras se mantiene la seguridad social y se reducen las desigualdades sociales.
 
Gracias a los acuerdos de la Unión Europea, Chequia recibirá alrededor de 39 mil millones de euros hasta 2027 de fondos europeos, que se utilizarán para la construcción de infraestructura y transición verde (45%), educación y fortalecimiento del mercado laboral (21%), transformación digital (14%), investigación, desarrollo e innovación (7%), salud y resiliencia de la población (7%) y fortalecer la eficiencia de la administración estatal (6%).
 
El Plan de recuperación económica se está presentando actualmente a Bruselas y está pendiente de aprobación. Estimo que los primeros fondos llegarán a la República Checa a finales de 2021.

Ivan Jancarek, Embajador de República Checa en España

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.