Press "Enter" to skip to content
Tenemos que reiniciar una nueva epopeya de los Descubrimientos, ahora los Descubrimientos de la Lusofonía Global.

Lusofonía Global

Es una paradoja comprobar las declaraciones de amor a la lengua portuguesa por parte de sus decisores políticos y su casi total inacción en la promoción de la Lusofonia, la Lusofonia Global.

A diferencia de otros bloques geopolíticos e incluso lingüísticos, la lusofonía se encuentra dispersa en los 4 rincones del mundo.

El idioma portugués es hablado por más 300 millones de personas, siendo el 6° más hablado en el mundo, y el más utilizado en el hemisferio sur. Deberían ser razones más que obvias para posicionarlo en el mundo.

Si existen bloques geopolíticos como la Unión Europea cuyo principal objetivo es la estabilización, la seguridad, la paz y el desarrollo social entre sus estados miembros, el bloque lusófono debe, a su vez, pensar globalmente, debe asumir su plenitud como Lusofonía Global.

Antes de analizar las razones por las que la Lusofonia debe ser global, es necesario aclarar desde mi punto de vista el concepto de Lusofonia.

El concepto de lusofonía no debe involucrar solo el tema lingüístico. Soy de los que creen plenamente que mi patria es la lengua portuguesa. Esta patria global debe fundarse en los sentimientos y en el espíritu sincero de la ayuda mutua, pero también en el pragmatismo de querer que la lusofonía juegue un papel relevante en los asuntos internacionales.

En primer lugar, la lengua portuguesa debe saber convivir con las otras grandes lenguas del mundo como el mandarín, el inglés, el español o el francés.

Es una utopía hiperbolizar la dimensión de los hablantes de portugués en relación con otras lenguas, ya que el quid de la cuestión es saber maximizar la importancia de nuestra lengua en el mundo y en sus países de origen.

Desgraciadamente, el Portugal democrático, el Portugal de la descolonización, el Portugal posterior al 25 de abril de 1974 quiso cambiar de rumbo hacia algo que pocas veces fue: europeo.

Con la adhesión de Portugal en 1986 a la entonces Comunidad Económica Europea (CEE), se quiso romper con una historia de más de 500 años. Una historia global llena de aventuras. Fue un gran error.

Durante varias décadas hemos sido testigos de una política exterior errante y sin sentido, si tenemos en cuenta la esencia del pueblo portugués. Y el declive demográfico de Portugal y de Europa demuestra esta locura estratégica.

Es necesario crear el “gran juego de la lusofonía”. Involucrar a los países del Oriente que tenían influencia portuguesa. Y estamos, por ejemplo, hablando de Omán, Bahrein, Kuwait, Irak, Irán, India, Sri Lanka, Tailandia, Malasia, Indonesia y Japón. Y continuar desarrollando las relaciones con China a través de Macao.

Bruno Caldeira

El desarrollo de una verdadera y eficiente Comunidad Lusófona beneficiará la proyección de cada Estado Miembro dentro de su área geográfica, y también dentro de sus organizaciones internacionales.

Brasil tiene que hacerse sentir ante sus socios del Mercosur y de América del Sur, que no solo tiene su tamaño geográfico y poblacional, sino toda una lusofonía detrás.

Portugal también debe tener el mismo razonamiento dentro de la Unión Europea, cuando el contexto político no es el más favorable.

Angola, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe también pueden utilizar su dimensión lusófona en su relación con la Unión Africana y otras organizaciones regionales africanas.

Finalmente, Timor-Oriental, que próximamente se incorporará a la ASEAN, puede hacer uso de su hermandad lusófona, para que no sea vista como la nación más pequeña en esta organización internacional que representa a más de 600 millones de personas.

Por estas razones, la Lusofonia no puede ser una vacilante Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), ya que en su esencia representa un concepto global.

Por una verdadera comunidad de la Lusofonía y Global

El precedente de Guinea Ecuatorial que se adhirió a la CPLP no por razones lingüísticas (aunque el portugués es el idioma oficial de este país africano, aunque su población no hable este idioma), las razones históricas son muy tenues, pero las razones económicas fueron mayores.

Ahora quiero viajar a Oriente. Incluso podemos aterrizar en el Barrio Portugués de Malaca, en Malasia.

Esta comunidad descendiente de portugueses puede no expresarse bien en portugués, el idioma de sus antepasados, pero su creencia de que se consideran portugueses, a pesar de su distancia del Estado portugués, obviamente merece nuestro gran respeto.

Es necesario “rescatar” a todas estas comunidades descendientes de portugueses. Y no es sólo por el valor de la justicia y el respeto, sino también por el “soft power” que ejercen en sus países.

Es necesario crear el “gran juego de la lusofonía”. Involucrar a los países del Oriente que tenían influencia portuguesa. Y estamos, por ejemplo, hablando de Omán, Bahrein, Kuwait, Irak, Irán, India, Sri Lanka, Tailandia, Malasia, Indonesia y Japón. Y continuar desarrollando las relaciones con China a través de Macao.

Pero para cambiar la forma de pensar de la CPLP, tenemos que reiniciar una nueva epopeya de los Descubrimientos, ahora los Descubrimientos de la Lusofonía Global.

Bruno Caldeira

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.