Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Venezuela: ¿Camino a la Democracia o Paso Estratégico?

El gobierno de Nicolás Maduro prometió dar acceso a unas elecciones presidenciales justas el próximo año, permitiendo que la oposición de Venezuela se enfrente a su gobierno. El presidente venezolano ganó en el 2018 una vez más el cargo presidencial en unas elecciones donde no hubo participación de la oposición. Como consecuencia, una gran porción de la comunidad internacional no reconoció esta elección por la ausencia de la democracia en el proceso electoral, perjudicando a la relación del país con el resto del mundo. Uno de los países que ha sancionado constantemente a Venezuela a sido Estados Unidos, pero recientemente al suponer que Venezuela se inclinará hacia la democracia en el 2024, el país norteamericano anunció el levantamiento temporal de las sanciones que abruman sobre el gas, petróleo y oro venezolano.

A lo largo de los años, Estados Unidos ha acusado a Maduro de encabezar un régimen autoritario, ordenando urgentemente un restablecimiento del Estado de derecho y de la democracia. Sin embargo, no fue hasta octubre del 2023 cuando los equipos negociadores del gobierno y la oposición democrática venezolana se reunieron en Barbados donde llegaron a puntos de acuerdo. Como resultado del dialogo, Estados Unidos accedió a alzar ciertas sanciones que “impiden la venta de petróleo venezolano en el exterior y que profundizan una crisis económica que ha expulsado de Venezuela a más de siete millones de personas.” Por otra parte el Departamento del Tesoro de Washington levantó algunas restricciones de gas que pesaban sobre Minerven, la minera estatal venezolana, que se encarga de exportar oro y otros minerales. Asimismo, se alteraron dos licencias para remover la “la prohibición de negociar en el mercado secundario determinados bonos soberanos venezolanos, así como deuda y acciones de Petróleos de Venezuela, S.A . Sin embargo, se mantiene la prohibición de negociar en el mercado primario de bonos venezolanos.” Estas medidas pueden modificarse en cualquier momento si Maduro no cumple con sus compromisos.

Se espera que las acciones tomadas por Estados Unidos sigan favoreciendo las actividades comerciales de Venezuela para mejorar la situación del país

Las sanciones se alzarán en principio por seis meses y se podrán extender siempre y cuando Maduro continue permitiendo que la democracia este presente en la celebración de las elecciones presidenciales del 2024. El 22 de octubre, María Corina Machado resulto elegida como candidata unitaria de la oposición con 92% de los votos de la consulta. Es decir, se anunció que Machado es quien se enfrentaría a Maduro en el 2024. Aunque unos días más tarde el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela suspendió el resultado de las elecciones primarias por presunto fraude. De tal forma, se informó que las elecciones tuvieron la fuerza de activar a más de dos millones y medio de venezolanos. Esta cifra muestra la grandiosa movilización popular que apoyó de forma casi unánime a la candidata con el discurso más provocador frente al chavismo, “así como los signos iniciales de unidad de las fuerzas opositoras en torno a su figura, constituyen el peor resultado que podía esperar el régimen.” Mientras tanto, Maduro está afrontando un rechazo nacional y su estrategia política sigue siendo la misma de siempre, dividir la oposición.

La nueva relación entre el gobierno venezolano y estadounidense ya se visualizó con la liberación de seis opositores encarcelados en Venezuela y con el acceso al país de los primeros vuelos desde Estados Unidos regresando a venezolanos indocumentados. Se espera que las acciones tomadas por Estados Unidos sigan favoreciendo las actividades comerciales de Venezuela para mejorar la situación del país. Desde la llegada de Maduro a la presidencia en el 2013, tras la muerte de Hugo Chávez, Venezuela ha enfrentado una de las peores crisis económicas de su historia, destruyendo “cerca de tres cuartas partes de su Producto Interno Bruto y empujado a emigrar más de 7 millones de venezolanos, cerca de una cuarta parte de la población.” En estas condiciones, al incrementar la venta del petróleo, que representan dos tercios de los ingresos totales del país, puede aliviar el estado del país enormemente. Lo que está en juego es si Maduro será leal a los acuerdos de Barbados y a la democracia o si sólo es una estrategia temporal para aprovechar su apertura con el exterior para mejorar las condiciones económicas del país y después regresar a sus viejos hábitos.

Alide Flores

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *