Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Santuario de Pachacamac en las Costas Peruanas

Estimados amigos de Raia Diplomática, reciban mis cordiales saludos y especial felicitación por el quinto aniversario de la revista, esperamos lleguen a muchos más, compartiendo esta vez , uno de los santuarios más importantes de mi país: el santuario de Pachacamac, queremos compartir y dejarse  llevar por la imaginación de como era en esas épocas vividas por los antiguos peruanos. Habitada desde alrededor del año 100 después de Cristo.

Con el sonido de las olas, en el valle de lurín nos encontramos con el mítico santuario arqueológico de Pachacamac, su grandeza es evidente, con sus 400 hectáreas es el más grande del Perú. Este santuario rindió culto al ídolo Pachacamac. Solo cabe recurrir a su nombre para adentrarse en el contexto de esta creencia. Pacha significa tierra mientras Camac significa el dios creador también se le atribuye, el significado “alma de la tierra, el que anima al mundo”. Se creía que Pachacamac era un oráculo certero y  que con un solo movimiento de su cabeza podría ocasionar terremotos. Por ello fue apodado el dios de los terremotos.

El santuario fue ocupado por varias etnias pre incaicas como los Lima, Wari e Ychma. Con la ocupación de los incas se construyeron los templos del sol y luna que suman al complejo arqueológico. En sí fue un gran centro de peregrinación, la población andina de los cuatros suyos se dirigieron a este santuario a pedir sabiduría, ayuda o soluciones a problemas que los acarreaban. Dejaban varias ofrendas.

 A su costado  un templo: las Casa de las Ñustas (princesas incas) y  bellas o jóvenes mujeres. Este se dio en el régimen inca. Incluso se descubrió un cementerio de estas mujeres de la elite enterradas con prendas de lana y piezas en oro. El “Palacio de las escogidas” situado dentro de este santuario, fue habitado por mujeres de linaje noble como hijas de curacas y caciques donde se preparaban para realizar diversas labores artesanales,tejido,preparación de  bebidas entre ellas la chicha de maíz morado oriundo del Perú y la mejor culinaria.

Se creía que Pachacamac era un oráculo certero y  que con un solo movimiento de su cabeza podría ocasionar terremotos. Por ello fue apodado el dios de los terremotos.

Con la llegada del virreinato a Pachacamac en el año 1533 los españoles se apropiaron  de las ofrendas dejadas por los peregrinos reemplazando el ídolo de madera por una cruz. Pachacamac está presente en los relatos de los cronistas. El primer español en visitar Pachacamac fue Hernando Pizarro. Otro grupo de españoles manifestó querer llevar la capital a este valle por su cercanía al mar.

Hoy por hoy el santuario se conserva intacto y es visitado por miles de personas. Un lugar con mucha historia digno de ser visitado.

Esperamos a todos los ciudadanos del mundo a conocer estas tierras donde confluyen la historia y el misticismo parte de esta historia fascinante del antiguo Perú y a los lectores de Raia Diplomática y su director Bruno Caldeira encontrar en las historias no conocidas un aliciente para seguir avanzando en nuestras actividades cotidianas. Feliz quinto aniversario Raia Diplomática y unamos al mundo con la cultura.

Condesa Isabel De Mauleon De Bruyeres nacida en Lima, nacionalizada francesa por matrimonio y orgullosamente peruana, con dos hijos francoperuanos. Abogada, politóloga, especialista en derecho internacional público. Tesis en tribunales internacionales de Ruanda y de la antigua Yugoslavia. Trabaja en la UNESCO en París. Empresaria y diseñadora, con una pasión por la historia del Perú y del mundo sobre todo artista. Pacifista. Sueña por realizar: procurar un mundo unido y feliz.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *