Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Las Seis Elecciones Presidenciales en América Latina este 2024

El 2024 será un año repleto de numerosos acontecimientos que seguirán modificando el orden mundial. Independientemente del pronóstico del Foro Económico Mundial (recientemente llevado a cabo  en Davos, Suiza) que afirma que unos de los mayores riesgos para el presente año son la desinformación, la migración involuntaria, las condiciones climáticas extremas y los conflictos armados, también está la posibilidad de una América Latina desunida, sin interés de cooperación y de un caos político interno. Lo mencionado se debe a que El Salvador, México, Panamá, República Dominicana, Uruguay y Venezuela tendrán elecciones presidenciales que provocará un movimiento político intenso en la región.

Desde el 2021 América Latina comenzó con su “super ciclo electoral” en donde se llevaron a cabo elecciones presidenciales, legislativas, regionales y locales en 17 países. Este acontecimiento se desenvuelve en un “contexto político y económico complejo, marcado por secuelas de la pandemia del coronavirus, la recesión y la erosión de la confianza en la democracia.”[1] Expertos de la región y analistas internacionales han manifestado que las futuras elecciones traerán una diversidad de gobiernos que denotará con una transformación en la dinámica política de la zona que podrá perjudicar los intentos de fortalecimiento de lazos de amistad entre los países latinos. Dentro de este panorama, las proyecciones para la región son alarmantes por el hecho de que no será la única zona en el planeta con inseguridades en sus relaciones con el exterior, cooperación internacional, e integración regional.  Es decir, carencia de tensiones por todo el mundo no faltará.

La secuela de las elecciones presidenciales en los seis países será  una transformación total de independencia e individualismo generado por diferencias ideológicas. Para El Salvador, se anticipa una reelección. Mientras que en Panamá es plausible el voto de castigo, lo que significa que dentro de las elecciones democráticas “los ciudadanos  deciden dar su voto a otro partido político para impedir que el partido al que apoyaron anteriormente llegue de nuevo al poder”[2] por el motivo de inconformidad con la gestión de las políticas públicas establecida. Así es como Ricardo Martinelli, expresidente y opositor, liderea las encuestas actuales. En República Dominicana, el presidente actual, Luis Abinader, tiene la posibilidad de continuar con su mandato. En Venezuela, hay mucha incertidumbre sobre el tipo de elección y la presencia de la democracia. Por otro lado, en México está casi segura la continuidad de Morena encabezada por Claudia Sheinbaum y para Uruguay aún no se tiene un análisis particular sobre quién podrá dirigir el país, pero las encuestas recientes favorecen al opositor Frente Amplio.[3] No obstante, lo que sí es seguro es que el 2024 es un año que se presenta con diversos desafíos económicos y sociales. El rumbo político no parece inclinarse hacia un lado del espectro ideológico. Por lo que la variedad de gobiernos hará más difícil un dialogo político entre Estados.

Es importante hacer mención  que los pronósticos mencionados pueden modificarse con el paso del tiempo. No se sabrá en realidad quién y qué partido quedará en el asiento del volante hasta después de las elecciones presidenciales. Para El Salvador, los ciudadanos votarán en febrero. En Panamá, se votará en mayo al igual que en República Dominicana. México tendrá sus elecciones en junio, mientras que  Uruguay las tendrá en octubre. En caso de Venezuela, la fecha está por definirse, pero se estima que ocurrirá en el segundo semestre del año.

El 2024 es un año crucial para América Latina donde el factor ideológico dominante jugará un papel significativo que marcará la dinámica de gobiernos y la interacción entre ellos. Lo preocupante es la transformación de las relaciones de los países latinoamericanos ya que Estados Unidos también tendrá elecciones presidenciales y si Donald Trump vuelve al poder, es muy probable que disminuyan los programas de asistencia y ayuda en la región. En atención a lo cual el avance de la integración económica y cooperación entre los países en Latinoamérica es fundamental para el progreso conjunto de ellos.

Alide Flores Urich Sass


[1] https://notigram.com/internacional/en-el-mundo/america-latina-realizara-6-elecciones-presidenciales-en-2024-20240102-1146605

[2] https://heraldodemexico.com.mx/elecciones/2021/5/24/que-es-el-voto-de-castigo-como-influye-en-un-resultado-electoral-299296.html

[3] https://elpais.com/mexico/opinion/2024-01-14/escenario-politico-electoral-para-america-latina-en-2024.html

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *