Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Un Gran Honor a Isabel Mijares

De forma inesperada, nuestra Isabel Mijares “nos ha abandonado” y el mundo del vino se ha quedado más pobre.

Nuestro mundo actual se caracteriza últimamente por su lado mediático, la rapidez de la información y la superficialidad de las relaciones humanas. Este deseo de tener más “me gusta”, más “visitas”, más audiencias en general lo tienen los individuos más fútiles, “armados” de frases hechas, necedad, pero con un enorme escenario a su disposición.

Isabel Mijares fue todo lo contrario. Fue una gran enciclopedia de la cultura del vino, una comunicadora impresionante e inolvidable, con un humor muy refinado, y siempre disponible para ayudar al sector vitivinícola español y de otras partes del mundo.

Conocí a Isabel Mijares en 2019 en un evento sobre vinos portugueses organizado por AICEP España (única invitación que hicieron a Raia Diplomática) en Lavinia, y el primer impacto que tuve con la gran “Dama del Vino” española y primera enóloga de España estar junto a una gran personalidad histórica. En los homenajes que se están rindiendo póstumamente a nuestra Isabel siempre se olvida su vinculación con Portugal, como orgullosa extremeña.

Quienes asistieron a nuestros eventos, sabrán que Isabel Mijares fue pieza clave en el éxito de nuestras actividades, ya que casi siempre terminábamos los eventos con sus magistrales catas de vinos

En su primera entrevista con Raia Diplomática habló de Portugal con mucha emoción: “para nosotros Portugal nunca ha sido un país extraño, casi podría decir que para los extremeños siempre tuvimos muy presente a Portugal”. Incluso en esta entrevista demostró su deseo de crear una asociación de mujeres ibéricas.

Una de las actitudes que más me sorprendió fue cuando durante las primeras semanas de confinamiento por la pandemia recibí un mensaje tuyo preguntándome por Raia Diplomática. Cuando todos se comunicaban online con sus familiares y amigos, Isabel también incluyó a Raia Diplomática dentro de este círculo restringido.

Posteriormente, por iniciativa suya, nos introdujo en el mundo del vino, y con su gran ayuda lanzamos una guía gastronómica online para ayudar a las empresas del sector.

Quienes asistieron a nuestros eventos, sabrán que Isabel fue pieza clave en el éxito de nuestras actividades, ya que casi siempre terminábamos los eventos con sus magistrales catas de vinos.

Ciertamente feminista, a su manera, provocaba carcajadas entre nuestros invitados con expresiones que no olvidaremos como: “el hombre es un mal deliciosamente necesario”.

Estuvimos de acuerdo en muchas cosas, en otras no tanto. Mi mujer y yo la invitamos una vez a ella, a su marido y a una amiga en común, Verónica Fernández de Córdova, a cenar bacalao a la portuguesa durante el periodo de confinamiento parcial. La gran jefa de los vinos eligió un vino blanco, Marqués de Riscal, para acompañar nuestro bacalao dorado. Para un portugués esta armonía es muy extraña porque nuestra tradición exige un buen vino tinto. Pero claro, como nuestro gran enóloga decía “cada uno debe armonizar según su gusto”.

Sólo nos queda agradecerte todo el cariño que le tenías a Raia Diplomática y tus magistrales catas porque al fin y al cabo nuestros eventos también tenían mucho del sello de Isabel Mijares.

A nuestra madrina, la primera persona que se preocupó por la Raia Diplomática, la recordaremos en los grandes momentos que nos regaló, y fue una emoción y un orgullo convivir con esta gran personalidad como fue y será nuestra Isabel.

¡Te echaremos mucho de menos Isabel!

Bruno Caldeira

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *