Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Suspensión de Fondos para Palestina

La Agencia para la Reconstrucción y el Socorro para los Refugiados de Palestina de las Naciones Unidas (UNRWA) fue fundada después de la guerra de 1948 gracias a la Resolución 302 (IV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 8 de diciembre de 1949, con el propósito de proporcionar programas de ayuda directa para los refugiados palestinos. Fue un año más tarde cuando la agencia comenzó sus operaciones oficialmente el 1 de mayo de 1950. No obstante, a falta de una solución al problema de los refugiados palestinos, la Asamblea General se ha visto forzada a renovar repetidamente el mandato de la UNRWA, alargándolo en fecha reciente hasta el 30 de junio de 2023. El problema actual es que numerosos gobiernos occidentales, incluyendo Estados Unidos y Alemania, han suspendido su financiación a la UNRWA por acusaciones vinculadas a que su personal estuvo asociado con los ataques del 7 de octubre de 2023 contra Israel que dejo a más de 1,100 personas muertas.

La UNRWA se apoya económicamente de contribuciones voluntarias de los Estados miembros de las Naciones Unidas (ONU) pero también recibe cierto financiamiento del presupuesto ordinario de la ONU, el cual se utiliza generalmente para cubrir los gastos del personal internacional. El organismo se encarga de facilitar educación, atención sanitaria, servicios sociales y de socorro, infraestructura, mejorar las condiciones de los campamentos, y de asistencia de emergencia.[1] De hecho, se gestionan “centros de formación de profesores y casi 300 escuelas primarias, además de producir libros de texto para educar a los jóvenes palestinos.”[2] Su función está centrada en Gaza, Cisjordania y a la vez, en Siria, Líbano y Jordania donde atiende aproximadamente a 7000,000 palestinos  que fueron obligados a dejar sus hogares o tuvieron que huir de ellos tras la creación del Estado de Israel. Sin embargo, después de los acontecimientos ocurridos el año pasado en la zona, la agencia afirma que el número de refugiados necesitando ayuda urgente ha incrementado exponencialmente y el apoyo internacional es vital para la sobrevivencia de la población.

Los principales donantes en el 2022 fueron Estados Unidos, brindando $344.9 millones de dólares, Alemania donando $202.1 millones de dólares, la Unión Europea dio $114.2 millones de dólares y respecto a los países árabes, Arabia Saudita se comprometió con $27 millones. Sin embargo, actualmente 18 Estados miembros han suspendido sus fondos, incluyendo a los donantes más fuertes como Australia, Austria, Canadá, Estonia, Finlandia, Alemania, Italia, Estados Unidos, el Reino Unido, y Suiza entre otros.[3] La interrupción de la ayuda económica está provocando una angustia terrible y una situación critica para los refugiados.

Todo se debe a que un diplomático israelí sorprendió al jefe de la UNRWA durante una reunión personal en Tel Aviv, Israel el 18 de enero, con la noticia de que su país tenía pruebas de que miembros de la agencia estuvieron involucrados con el ataque en el sur de Israel. La UNRWA respondió con eficacia, verificando la información y los nombres implicados. Como consecuencia, la ONU termino con los contratos de los miembros del personal acusado y confirmó que se estaba realizando una investigación respecto al tema. Las acusaciones no solo han puesto en riesgo la reputación de la agencia y la operación humanitaria en Gaza, sino que también mancha el nombre de la ONU, quien incluso ha tenido un pasado turbio en diversas misiones humanitarios.

Estados Unidos en conjunto con otros países, así como la Unión Europea, han afirmado que no reanudarán la financiación hasta que estén satisfechos con la investigación de la ONU. Aunque se exige que la investigación sea rápida, fuentes de la ONU han informado que el procedimiento podría llevar hasta un año, tiempo que no se tiene. Por este motivo, se está buscando financiación alterativa para la agencia, proveniente de países del Medio Oriente. Los complejos desafíos humanitarios por delante necesitan de mucha ayuda internacional. Suspender la financiación de la agencia desafía el principio básico de humanidad y va contra el compromiso de los Estados de no dejar a nadie atrás.  Independientemente de los conflictos entre países, la agencia tiene la misión de proteger a personas desamparadas y es esencial abogar para apoyar el mandato de la UNRWA y protegerla de interferencias.

Alide Flores Urich Sass


[1] https://www.unrwa.org/who-we-are

[2] https://www.bbc.com/mundo/articles/cgx505kn17do

[3] https://www.ohchr.org/en/press-releases/2024/02/states-must-reinstate-and-strengthen-support-unrwa-amid-unfolding genocide#:~:text=Australia,%20Austria,%20Canada,%20Estonia,for%20UNRWA,%20the%20experts%20said.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *