Pulsa «Intro» para saltar al contenido

La Administración de Modi Adopta una Postura Proisraelí

La Federación  de Trabajadores del Transporte Acuático de la India, representando a más de 3,500 trabajadores en 11 puertos cruciales del país, ha tomado una firme posición ante la guerra ocurriendo en Gaza. El 14 de febrero anunció que no cargarán ni descargarán cargamentos armados de Israel o de cualquier otra nación que transporte equipo militar para ser trasladados a Palestina. Asimismo, la federación hizo un llamado a sus miembros para que dejen de manejar barcos que transportes armamento militar a Palestina o Israel. La declaración se opone a la guerra en Gaza y sobre todo al asesinato de personas inocentes como mujeres y niños. Esta acción va en contra de la postura del primer ministro de la India, Narendra Modi, quien ha hecho que su gobierno adopte una postura cada vez más proisraelí.

La alineación ideológica entre los dos lideres de derecha ha sido más notoria que con los gobiernos anterior. Aunque los dos Estados son completamente distintos, en el sentido que Israel tiene un modelo nacionalista religioso, y la India es un Estado secular y multireligioso

La India fue uno de los países que se abstuvieron en la resolución de la Organización de las  Naciones Unidas (ONU) el octubre pasado para una tregua humanitaria en Gaza.[1] El relativo silencio del gobierno indio sobre la compleja situación de los palestinos en Gaza, mientras que el número de muertos supera los 29,000, marca un alejamiento de su constante apoyo a los palestinos desde 1948. De hecho, en el pasado, cuando Israel y la India construyeron vínculos comerciales y de defensa, el apoyo del gobierno de Nueva Delhi a Tel Aviv fue cuestionado por sus alianzas históricas con Palestina ya que fue hasta en 1950 que India reconoció formalmente a Israel como Estado. Asimismo, no fue hasta 1992  cuando la India otorgó pleno reconocimiento  diplomático a Israel, incluida la inauguración de la Embajada de Israel en Nueva Delhi.

Se debe de tomar en cuenta la posición en la que se encuentra este país en estos momentos ya que a través de su presidencia en el G-20, la India ha señalado su ambición de representar a la voz del Sur Global y garantizar que se escuchen las preocupaciones del mundo en desarrollo.

El político más votado en el mundo, el primer ministro hindú, visitó Israel en 2017, lo que fue correspondido por Netanyahu al viajar a Delhi en 2018. La alineación ideológica entre los dos lideres de derecha ha sido más notoria que con los gobiernos anterior. Aunque los dos Estados son completamente distintos, en el sentido que Israel tiene un modelo nacionalista religioso, y la India es un Estado secular y multireligioso, la inclinación de la India hacia Israel destaca una creciente cooperación comercial y de defensa, con similitudes ideológicas con un enfoque en  la cooperación antiterrorista.

Según datos de Workers in Palestine, una organización compuesta por sindicatos palestinos, la India es uno de los principales importadores de armas israelís, adquiriendo armas por un valor estimado de mil millones de dólares cada año. El comercio gradual de armas entre los dos países ha incrementado la represión dentro de la India, afectando especialmente a la población musulmana.[2] Adicionalmente, se ha subcontratado a la India para  la producción de componentes esenciales para las principales empresas militares de Israel, como a su vez, empresas de propiedad pública como HAL y Bharat Electronics que producen  piezas utilizadas para armas por el ejercito israelí.  La cooperación militar no ha sido la única que se ha fortalecido, dado a que los ataques hutíes contra los buques comerciales que pasan por el Mar Rojo, han empujado a que Israel busque rutas de suministro alternas. De hecho, hace unas semanas la ministra de Transporte israelí anunció un plan para esquivar el Mar Rojo mediante el trasporte de mercancías desde la India a través de los Emiratos Árabes Unidos, a lo largo del corredor terrestre Dubái-Arabia Saudita.

El desafío que el gobierno de Modi ha tenido que manejar en mantener los vínculos estratégico de defensa y comerciales con Israel mientras desempeña su papel como líder del Sur Global es un camino inestable para caminar.  Sin embargo, aunque exista una presión social como la que la Federación de Trabajadores del Transporte Acuático  ha impuesto, las relaciones entre Israel y la India seguirán resistentes ante criticas externas e internas. Los beneficios que están de por medio son mucho mayores para los dos gobiernos causado por su alianza estratégica y su comercio progresivo en armamento que al final del día, le brinda un cierto prestigio a nivel internacional.

Alide Flores Urich Sass


[1] https://news.un.org/es/story/2023/10/1525262

[2] https://novaramedia.com/2024/02/20/indian-port-workers-refuse-to-handle-israeli-weapons/

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *