Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Se Buscan: Hombres Proactivos por los Derechos de la Mujer

Ningún verdadero logro de la igualdad de género se ha dado por iniciativa del hombre. Aunque esto no sea gran sorpresa, sí debe inquietarnos y ponernos a pensar en lo avanzados que estaríamos hoy como sociedad si el hombre, a través de la historia, hubiera eliminado tantos patrones machistas que han sido obstáculos del feminismo y, en su lugar, hubiera sido más proactivo en temas de equidad.

Dentro de los principales movimientos revolucionarios del feminismo están la lucha del movimiento sufragista, que logró a principios del siglo XX el derecho al voto de las mujeres y su subsecuente participación en la política. Este movimiento, bien sabido por todos, fue iniciado por mujeres.

Tampoco fue iniciativa del hombre la participación de las mujeres en los Juegos Olímpicos. Fueron grupos de mujeres que presionaron para que, por primera vez, tuvieran presencia en las Olimpiadas de 1900, aunque en principio solo en deportes “apropiados” para mujeres como el tenis, golf y patinaje artístico. Después de años de lucha y presión ante directivos renuentes, las mujeres pudieron finalmente participar en competencias de atletismo en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam en 1928.

El Mes de la Mujer debe ser también una oportunidad para crear conciencia en los hombres sobre la necesidad de intervenir cuando sean testigos de dichas injusticias y ser proactivos para asegurar un ambiente de igualdad para todos

Ricardo Villarreal

El derecho a la educación de las mujeres también ha sido una lucha femenina de siglos. En la época postmedieval las únicas mujeres que tenían derecho a la lectura y al estudio eran las monjas.

En su carta titulada “Respuesta a Sor Filotea”, escrita en 1691, la intelectual y feminista mexicana Sor Juana Inés de la Cruz reclama que no se les permitiera a las mujeres escribir o estudiar, que guardaran silencio total en las iglesias y que no leyeran en público. Además, reclamó la falta de un lugar para estudiar y escribir en total libertad. ¿Les suena acaso el libro feminista “A Room of One’s Own” de Virginia Woolf? Pues Sor Juana Inés expresó esta exigencia 230 años antes que Woolf.

A finales de los 1700’s, la escritora y feminista inglesa Mary Wollstonecraft, en su “Vindicación de los Derechos de la Mujer”, reclama un sistema de educación falso y dañino dominado por el hombre, en donde se perpetúa el concepto de la mujer como el sexo débil y se le educa para ser obediente y agradable al hombre, no para explotar sus virtudes o desarrollar su potencial intelectual. Wollstonecraft demanda para la mujer independencia y el ejercicio libre de la razón, “no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre sí mismas.”

El derecho al aborto ha sido uno de los más grandes logros del movimiento feminista. Aunque ha sido una batalla cuesta arriba, el derecho al aborto es de suma importancia para reconocer la libertad individual y el empoderamiento que tiene la mujer para decidir sobre su propio cuerpo. Además, este derecho respeta y protege su privacidad de cualquier intromisión de parte del estado sobre un asunto que debe ser una decisión meramente personal. La única responsabilidad que tiene el hombre en este tema es hacerse a un lado y no ser obstáculo.

Y como último y más reciente ejemplo, el movimiento #MeToo, que continúa empoderando a mujeres en todo el mundo a denunciar situaciones de abuso sexual en sus lugares de trabajo, y que inició en la industria del entretenimiento. Este movimiento también fue liderado por mujeres que tuvieron el valor de arriesgar sus carreras profesionales y su reputación para llevar a la justicia a personajes de poder anteriormente intocables, y para defender un lugar seguro de trabajo para todos.

Ahora, ¿ustedes creen, sinceramente, que todos estos movimientos y logros hacia el feminismo se hubieran suscitado bajo iniciativa pura de los hombres? Claro que no. Pero la pregunta aquí es, ¿por qué?

¿Por qué los hombres deben esperar a que las mujeres den el primer paso para comenzar a actuar al respecto y hacer frente a tantas injusticias y discriminación que sufren las mujeres? Y si sabemos que aún nos falta mucho para lograr vivir en un mundo en equidad, ¿qué estamos esperando para hacer lo correcto?

El Mes de la Mujer debe ser también una oportunidad para crear conciencia en los hombres sobre la necesidad de intervenir cuando sean testigos de dichas injusticias y ser proactivos para asegurar un ambiente de igualdad para todos. No solo nos conviene para avanzar en muchos temas que enfrenta la humanidad, sino que es un acto de justicia social que nos encamina a una sociedad más libre, segura y en paz.

Ricardo Villarreal es director de cine documental dirigió y produjo el largometraje “The Domínguez, a Family Who Shaped the History of California” para el canal de televisión KCET en Los Ángeles, California y dirigió y produjo “Ride with Larry”, un documental inspirador para concientizar sobre el Parkinson y el uso de la marihuana medicinal, que ganó varios premios en festivales internacionales de cine. Trabajó en proyectos de promoción comercial entre México y California en la oficina de ProMéxico en el Consulado General de México en Los Ángeles y como empresario independiente. Fue presidente de la Asociación EXATEC California y ha sido voluntario en organizaciones altruistas que promueven las ciencias y las artes (principalmente música y literatura). Es parte del comité de selección y jurado del festival Cinema Culturas en Riverside, California para promover el arte cinematográfico en los jóvenes inmigrantes. Es actual vicepresidente del capítulo de Portugal de la Red Global MX y vive en la ciudad de Setúbal, Portugal.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *