Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Resultado de la Reunión entre Emilia-Romaña y España

El pasado 6 de marzo en Bolonia, capital de Emilia-Romaña, tuvo lugar una reunión entre el actual Presidente de la Región del noreste de Italia, Stefano Bonaccini, y el Embajador de España en Italia, Miguel Fernández-Palacio. Durante el encuentro se trataron muchos temas, haciendo especial hincapié en los relativos a superordenadores, cooperación institucional a nivel internacional, desarrollo sostenible, economía azul, investigación sanitaria y lucha contra el cambio climático.

El Presidente Bonaccini ha afirmado y recordado como entre España y Emilia-Romaña haya una larga tradición de amistad y de cooperación, que se ha venido expresando también a través de la colaboración en el ámbito de las redes internacionales, con especial atención a la zona del Mediterráneo. Además, ha recordado como en los últimos años Emilia-Romaña ha venido firmando acuerdos tanto con la Generalitat de Catalunya como con la Generalitat Valenciana, los cuales están destinados a reforzar aún más una alianza estratégica entre territorios que se encuentran entre los más avanzados de Europa. Finalmente, ha querido dar las gracias al Embajador Miguel Fernández-Palacio por el encuentro, que ha servido para permitir relanzar estos vínculos y definir líneas de acción comunes, a partir de la colaboración en el ámbito comercial, tecnológico y del desarrollo sostenible.

Como ya había podido adelantar en mi primer artículo de este año para Raia Diplomática (https://raiadiplomatica.info/2024/01/25/conexiones-emilia-romana-y-peninsula-iberica/), las conexiones y los lazos de colaboración entre Emilia-Romagna y sobretodo España son duraderos y fuertes. Actualmente, España representa el tercer socio comercial de Italia dentro de la Unión Europea, mientras que sólo el total de los intercambios entre Emilia-Romaña y el país ibérico asciende a 1.615 millones de euros, de los cuales más de 665 millones de exportaciones y más de 950 millones de importaciones.

En este marco, particularmente sólidas son las relaciones con la Generalitat de Catalunya, que se remontan a 2013-2014, y con la que la Región Emilia-Romaña comparte la participación en varios proyectos internacionales sobre transición digital y lucha contra el cambio climático. Ejemplos de este último caso, son la Mediterranean Climate Action Partnership (Asociación Mediterránea de Acción por el Clima, o sea “la alianza mundial de regiones de clima mediterráneo que trabajan juntas para adaptarse a la sequía, los incendios forestales y el calor”) y la alianza DETA (Alianza para las tecnologías emergentes y disruptivas).

En relación a lo que a transición digital se refiere, en cambio, las dos Regiones en 2022 firmaron en Barcelona un acuerdo de colaboración para compartir su excelencia en el ámbito de la innovación, así como realizar acciones conjuntas sobre Big Data e inteligencia artificial y promover iniciativas de formación avanzada de funcionarios públicos.

Las conexiones y los lazos de colaboración entre Emilia-Romagna y sobretodo España son duraderos y fuertes. Actualmente, España representa el tercer socio comercial de Italia dentro de la Unión Europea, mientras que sólo el total de los intercambios entre Emilia-Romaña y el país ibérico asciende a 1.615 millones de euros, de los cuales más de 665 millones de exportaciones y más de 950 millones de importaciones

Michele Rossi

A este propósito, me gustaría abrir un pequeño paréntesis y explicar más en detalle que es lo que se fraguó en esa reunión en el año 2022 donde se llevó a cabo la firma del convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Bolonia y el Ajuntament de Barcelona, ​​ratificado oficialmente por los alcaldes, por aquel entonces, de esas dos grandes ciudades europeas, Matteo Lepore y Ada Colau (en la actualidad Matteo Lepore sigue ejerciendo como alcalde de Bolonia, en cambio Colau ha sido sustituida por Jaume Collboni). Se trata de un acuerdo estratégico entre la capital catalana y la capital Emiliano-romañola, donde destacan temas relacionados con el desarrollo digital, con la promoción de políticas para una transición tecnológica justa, el fomento de la inclusión digital, el uso correcto y responsable de la inteligencia artificial, el respeto de los derechos digitales y la promoción de la ‘transición tecnológica pública y ciudadana’, así como el uso de Open Data y Big Data y la mejora de las políticas públicas a través de “gemelos digitales”. En palabras del alcalde de Bolonia, lo que se quiso hacer con ese convenio fue “…fortalecer la alianza en el tema de la computación y el gemelo digital, creando en conjunto un gemelo digital de las dos ciudades, que será financiado con fondos europeos. Una alianza estratégica, porque permitirá a Bolonia y Barcelona tener el segundo ordenador más grande de Europa en cuanto a capacidad de cómputo”; a esto la entonces alcaldesa de Barcelona añadió que “Barcelona y Bolonia dan un paso adelante de la mano con la intención de seguir aprendiendo unos de otros y construir un futuro hacia ciudades más innovadoras, sostenibles y justas para todos los ciudadanos…este nuestro nuevo acuerdo profundiza en las prioridades municipales pos pandemia y pretende trabajar juntos en áreas como las políticas digitales, la ciencia y la investigación, la movilidad sostenible, la cultura, la innovación urbana y la feminización de la política”.

Cabe añadir que también temáticas como la colaboración entre las universidades, la puesta en marcha de proyectos en el sector de la economía azul y la Agenda 2030, la colaboración en el ámbito de la salud y dentro de las redes internacionales están al centro de este acuerdo. Un acuerdo reforzado en el encuentro que se llevó a cabo el pasado 11 de octubre de 2023 en Bolonia entre el Presidente Bonaccini y el Presidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès i García.

Finalmente, quiero cerrar este artículo con una fugaz referencia a las relaciones entre la Región Emilia-Romaña y la Generalitat Valenciana. En este caso, entre estas dos Regiones, la interacción empezó mucho antes, y ya en el lejano 1992 firmaron un acuerdo bilateral destinado a favorecer el desarrollo de proyectos bilaterales en temáticas inherentes la escuela, formación, servicios sociales, políticas sociales y juveniles.

Al margen de ese acuerdo, cabe recalcar como, sobretodo en los últimos años, estas dos Regiones hayan emprendido una estrecha colaboración en el sector de la cerámica (ambas Regiones son famosas para sus respectivos “hub” cerámicos, es decir la zona de Sassuolo y de la Provincia de Módena en Emilia-Romagna, así como la zona de la Provincia de Castellón en la Comunitat Valenciana) para favorecer una transición energética basada en la innovación y la entrada del sector en el ETS, el mecanismo de comercio de derechos de emisión previsto por la Unión Europea.

Como de costumbre, y con la esperanza de haberos por lo menos entretenido, queridos/as lectores/as, me despido hasta el mes que viene.

Michele Rossi nacido en Ferrara (Italia), es licenciado en Ciencias Jurídicas (Universidad de Ferrara) y tiene un Máster en Relaciones Internacionales (Universidad Católica de Ávila). Profesionalmente cuenta con experiencia plurianual internacional (Italia, España, Chile entre otros) y en varios ámbitos (legal, comercial, financiero). Actualmente colabora con varias empresas, dedicándose principalmente a temas de desarrollo comercial  relaciones institucionales e internacionalización.

Fundador y primer Presidente de AS.ER.ES.-Asociación de Emiliano-Romagnoli en España, desde 2020 ostenta también el rol institucional de Consultore para el órgano de la “Consulta degli Emiliano-romagnoli nel mondo”, siendo responsable de la supervisión de varios Países cuales España, Portugal, Rumania y Moldovia. En 2023 ha sido galardonado en Madrid con el “Premio all’Italianità en la categoría asociacionismo”.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *