Pulsa «Intro» para saltar al contenido

La Ciudad de México en una Crisis Hídrica

La zona metropolitana del Valle de México es hogar de alrededor de 22 millones de personas. La Ciudad de México es una de las ciudades más grandes en el mundo,y su acceso limitado al agua se ha convertido en una amenaza critica para la población. La dificultad para adquirir este líquido esencial para la vida se debe a varios factores como fugas en infraestructuras, falta de mantenimiento y modernización de las mismas acorde a nuevas necesidades, el drenaje obsoleto, la escasez de  plantas potabilizadores de agua y de capacitación de agua de lluvia. No se debe de olvidar factores como un desmedido crecimiento de población, un desarrollo urbano con mala planeación, la geografía ni la variabilidad climática ya que las pocas lluvias que ha recibido la  metrópoli han sido insuficientes para eliminar las sequias.

La poblada Ciudad de México se ubica sobre el lencho de un lago con una altitud de unos 2,000 metros sobre el nivel del mar. La ciudad se estableció sobre un suelo inestable y fangoso, que en la actualidad se hunde cada año más. La capital de México está situada en una zona sísmica. Su topografía es proclive a los temblores y también es vulnerable al cambio climático. La civilización azteca eligió el lugar para construir la ciudad de Tenochtitlan en 1325 cuando el territorio era simplemente un conjunto de lagos y con el paso del tiempo se expandió hacia el exterior con la ayuda de redes de canales y puentes para que el agua no fuera un obstáculo. Sin embargo, con la llegada de los españoles en el siglo XVI, las costumbres cotidianas de los aztecas tuvieron que cambiar. La Conquista implicó la destrucción de gran parte de la ciudad y también el drenaje del lago. Los canales se rellenaron ya que los españoles veían “el agua como un enemigo que había que vencer para que la ciudad prosperaba.”[1] Esta decisión ha ocasionado distintos problemas modernos para la ciudad moderna.

El “Dia Cero”, que se le denomina a la fecha donde no existirá la presencia de agua para ser suministrada a los habitantes de la Ciudad de México, podrá llegar tan pronto como el 26 de julio del 2024, según un funcionario de Conagua

Más del 58% del agua de la ciudad surge de un acuífero subterráneo pero su extracción ha sido tan exagerada que la Ciudad de México se hunde entre 20 y 50 centímetros cada año.[2] Para empeorar la situación, el acuífero no se repone con la  cantidad de agua necesaria tan rápido y las temporadas de lluvias se vuelven más cortas. Asimismo, el 40% del agua se pierde por fugas, causadas por la falta de renovación en las infraestructuras.[3] Por otro lado, el Sistema Cutzamala también se encuentra en una condición preocupante. Este sistema hídrico que lleva aproximadamente 40  años funcionando y se encarga de almacenar, potabilizar, y distribuir agua a 12 alcaldías de la Ciudad de México y 16 municipios del Estado de México; se encuentra por debajo de su 39.6% de su capacidad, sufriendo mínimos históricos. En octubre del 2023, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) anunció que restringiría  el agua del Cutzamala en un 8% con fines de “garantizar el suministro de agua potable a la población dada la grave sequía.”[4]

Más del 85% de la Ciudad de México experimenta una sequía seria y las condiciones se agravan  cuando las lluvias son insuficientes. El “Dia Cero”, que se le denomina a la fecha donde no existirá la presencia de agua para ser suministrada a los habitantes de la ciudad, podrá llegar tan pronto como el 26 de julio del 2024, según un funcionario de Conagua. La escasez de agua en la Ciudad de México  no será un problema para atenderse en los próximos años; es un tema que debe que ser tomado con urgencia por el gobierno mexicano en estos momentos. México no puede darse el lujo de manejar esta crisis en un futuro relativamente cercano como muchos otros países que sufren de un acceso limitado a agua potable. La  poca disponibilidad de este recurso esencial para la vida en el Valle de México  como en otros estados de la república es una preocupación que ya había existido en un país con desigualdad de recursos y oportunidades. Sin embargo, la situación hídrica actual está afectando a toda la población  sin importar su nivel socioeconómico, algo que no se había visto nunca antes en la historia moderna del país.

Alide Flores Urich Sass


[1] https://exclusivaspuebla.com.mx/una-de-las-ciudades-mas-grandes-del-mundo-puede-estar-a-solo-unos-meses-de-quedarse-sin-agua/

[2] https://www.ngenespanol.com/ecologia/la-ciudad-de-mexico-se-hunde-50-centimetros-al-ano-revela-un-estudio/

[3] https://unamglobal.unam.mx/global_revista/40-por-ciento-del-agua-de-la-cdmx-se-pierde-en-fugas/

[4] https://www.gob.mx/conagua/prensa/informan-conagua-sacmex-y-caem-reduccion-de-1-m3-s-del-sistema-cutzamala-a-la-zona-metropolitana-del-valle-de-mexico

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *