Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Rol de las Princesas Incas en el Imperio del Sol

En este dia, 8 de marzo, que se recuerda a las mujeres y se les da el reconocimiento que merecen, tenemos que recordar que en la antigua civilización peruana la mujer tuvo un papel importante en el mundo incaico; siendo respetadas y protegidas debido a que apoyaban con la dirección y el gobierno de estas sociedad considerada casi perfecta. Repasemos, entonces, la historia de las princesas incas del antiguo Perú. 

En el imperio incaico, tanto la reina, esposa soberana, como la hija del emperador inca, portaban el mismo título Coya: Éste era uno de los títulos más importantes que las mujeres incaicas podían recibir, pues este representa el poder que estas llegan a obtener en una sociedad patriarcal. Las Coyas ostentaban este poder por su vínculo con la realeza y por las creencias religiosas de esta cultura.  Los cultos religiosos hablaban de la importancia de una estructura de autoridad dual, en la cual la Coya representaba a todas las mujeres, debido a que se creía que esta era la hija de la luna, teniendo la misma relación con la luna que el inca tenía con el sol. Esto permite a la Coya ser reconocida por todo el pueblo como la lideresa de las mujeres del imperio. 

En la cultura inca, las mujeres, y la feminidad en sí, estaban ampliamente asociadas a la reproducción y la fertilidad, lo que los incas veían como esencial para mantener la armonía. Es esta una de las razones por la cual la Coya, lideresa y maestra de todas las mujeres, era considerada un personaje clave. Esto les permitió tener una gran influencia en el tahuantinsuyo. Cuando el inca se encontraba fuera de la ciudad imperial o incapacitados, la Coya era llamada a gobernar Cuzco temporalmente. También arbitraba en las decisiones del consejo real. La Coya era también la encargada de organizar la ayuda para los damnificados, lo que la convirtió en una figura muy querida. Para poder cumplir con su rol de lideresa, tenía acceso a una educación privilegiada en comparación con las otras mujeres. La Coya también recibía tierras destinadas para su uso personal, las cuales a veces eran utilizadas para mantener culto. 

Aunque su existencia es incierta, generalmente se considera a Mama Huaco, la hermana de Mama Ocllo (fundadora del imperio),  como la primera Coya. Cuenta la leyenda, que ella se encargó de educar a las primeras mujeres incaicas, enseñándoles cómo tejer, cocinar y cómo servir a la realeza incaica. Se dice que también fue una feroz guerrera, por lo que se le considera la encarnación de las mujeres guerreras gobernantes del antiguo Perú, capaces de liderar ejércitos en batalla. Algunas leyendas incaicas dicen que Mama Huaco podría ser simplemente otro nombre de Mama Ocllo.

Los cultos religiosos hablaban de la importancia de una estructura de autoridad dual, en la cual la Coya representaba a todas las mujeres, debido a que se creía que esta era la hija de la luna, teniendo la misma relación con la luna que el inca tenía con el sol

En conclusión, el título de Coya, valorado por su feminidad, tenía significados tanto prácticos como religiosos en el imperio incaico. Este título consagró a la “princesa” con grandes privilegios pero también con importantes deberes. Al ser tanto una representación como una lideresa de las mujeres, la Coya tenía que ser un ejemplo a seguir. En este importante día, haría bien no olvidar que en el imperio inca, las mujeres y su feminidad era muy valoradas, siendo la Coya la máxima expresión de esto.

En este mes de la mujer, eje del núcleo familiar, queremos rendirles un especial homenaje a todas las mujeres del mundo e incentivarlas a que sigan luchando por el papel que cumplen en la sociedad; tenemos mujeres presidentes, congresistas, ministras, embajadoras que con su contribución y ejemplo nos llevaran a tener personas mas fuertes y capaces de mejorar el mundo.

¡Feliz mes de la mujer!

Condesa Isabel de Mauleon de Bruyeres

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *