Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Anticoncepción Forzada: Mujeres Indígenas de Groenlandia Demandan a Dinamarca

Groenlandia es una isla perteneciente del Reino de Dinamarca ubicada al norte del océano Atlántico y principalmente dentro del Círculo Polar Ártico. Desde 1953, Groenlandia dejó de ser una colonia danesa al convertirse en una provincia del país escandinavo. Aunque en la actualidad la isla es conocida por ser una entidad autogobernada, Dinamarca custodia el control sobre sus asuntos de seguridad y temas del exterior. Sin embargo, durante los años 60s y 70s, cuando Groenlandia aún no asumía competencias en el ámbito jurídico, el gobierno danés se encargó de insertar dispositivos intrauterinos en las mujeres para controlar el crecimiento de la población indígena de Groenlandia.

Hoy en día la mayor parte de la población de la isla, un 87% para ser exactos, es indígena y la mayoría es Inuit. Este pueblo indígena que habita los territorios del Ártico es  conocido por ser un amable y tímido. El nombre “Inuit” con el que auto denominan significa “la gente” en su propia lengua, del singular inuk o “persona”.[1] Esta comunidad ha habitado la Groenlandia desde que se sabe y como muchas otras poblaciones, tuvieron que subordinarse ante los europeos. A principios de marzo del 2024, mujeres inuit se juntaron para demandar a Dinamarca por injertarles de forma forzosa dispositivos anticonceptivos, exigiendo una indemnización total de aproximadamente 43 millones  de coronas o 6.3 millones de dólares.

El dispositivo con forma de T, hecho de plástico y cobre, también conocido como “DIU”, se inserta en el útero y no permite que el esperma fertilice un ovulo. Este método anticonceptivo que sigue siendo usado por muchas mujeres por todo el mundo, tuvo el objetivo de limitar el incremento de la población  al impedir embarazos. Para ese entonces, el numero de la isla ártica progresaba con rapidez causado por una mejora en las condiciones de vida y la atención sanitaria, factores que no le convenia a la corona danesa ya que era considerado excesivo en comparación con el resto de Dinamarca.

Desde el 2022, los gobiernos de Dinamarca y Groenlandia concretaron realizar una investigación especial sobre el programa anticonceptivo. Este estudio reportó que alrededor de 4,500 mujeres y niñas recibieron dispositivos DIU, de 9,000 mujeres en todo el territorio. Esto significa que la mitad de las mujeres fértiles en esa época fueron sometidas al tratamiento.[2] Según los datos, la tasa de natalidad se redujo a la mitad en tan sólo siete años, destacando el éxito del programa anticonceptivo.

El gobierno danés se encargó de insertar dispositivos intrauterinos en las mujeres para controlar el crecimiento de la población indígena de Groenlandia.

Además de impedir nacimientos, los dispositivos también ocasionaron daños duraderos. Múltiples mujeres confirmaron haber sufrido hemorragias, dolores abdominales severos y/o infecciones. Otras aseguraron haber “desarrollado tejido  cicatricial o tuvieron que extirparse el útero o los ovarios años después.”[3] Por otro lado, más crítico aun, la mayar porte de las mujeres denunciaron no haber estado al tanto de lo ocurrido o no haber aceptado el procedimiento. Naja Lyberth, una de las victimas compartió que tenía 13 años cuando acudió al médico, pensando que iba a recibir su revisión anual rutinaria, pero se le inserto el DIU, causándole un dolor “traumatizante”.

La demanda ante el Estado danés  por violar los derechos humanos de las mujeres inuit y causarles daños físicos y psicológicos permanentes sigue en marcha. Las denunciantes confirmaron que no tienen miedo de llevar su caso antes tribunales si es necesario. No obstante, el gobierno danés ha respondido ofreciendo terapia psicológica a las afectadas al a par de disculpas. Con respecto a la compensación económica, Dinamarca acordó indemnizar a cada victima con 250,000 coronas, equivalentes 35,100 dólares. Los daños ya fueron hechos y aunque no se puede reescribir el pasado, sí se puede aprender para evitar que esta historia vuelva a ocurrir.

Alide Flores Urich Sass


[1] https://www.groenlandia.com/conoce-groenlandia/pueblo-inuit

[2] https://www.clarin.com/new-york-times-international-weekly/pusieron-diu-nenas-consentimiento-ahora-quieren-indemnizacion_0_g2N1fZ3hKH.html

[3] Ibid.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *