Pulsa «Intro» para saltar al contenido

¿Está en Peligro la Libertad de Expresión en Escocia?

A principios de abril de 2024 entró en vigor en Escocia una nueva ley enfocada en combatir el discurso de odio. Mientras que es celebrada por unos, también es criticada por otros que manifiestan que sus disposiciones son tan amplias que podrían criminalizar las opiniones religiosas o los chistes pesados. La ley, aprobada con 82 votos a favor, 32 en contra y cuatro abstenciones crea un delito de “incitación al odio” vinculado con la edad, la discapacidad, la región, la orientación sexual, o  la identidad transgénero. Un delito relacionado con esta ley se comete cuando una persona se comunica públicamente o se comporta de una forma que otra persona considera amenazante u ofensiva con la intención de fomentar odio. En dado caso que se viole la nueva norma, la pena máxima de prisión es de siete años. No obstante, los críticos argumentan que la legislación tendrá un efecto paralizador sobre la libertad de expresión, ocasionado que la gente tenga miedo de expresarse libremente y compartir sus opiniones.

A pesar de que lo “woke” sea sinónimo del liberalismo, lo ocurrido en Escocia muestra que la libertad de expresión está siendo considerada una  amenaza al poder y por lo tanto es ahora legitimante condenada

La nueva ley fue aprobada por el Parlamento escocés hace más de dos años, pero se retrasó por las disputas sobre su implementación. La legislación no prohíbe específicamente el odio contra las mujeres. Por eso, la legisladora del Partido Nacional Escocés, Joana Cherry, que se conoce por estar abiertamente en contra de la ley  ha hecho un llamado  para que las mujeres estén enteradas y preocupadas ante esto. Escribió en el periódico The National, “el sexo biológico no está incluido como característica protegida en el acto, a pesar de que las mujeres son uno de los grupos más abusados en nuestra sociedad.” El gobierno escoces respondió informando que esto se abordará mediante una próxima ley contra la misoginia. Cherry, no es la única critica en contra de la ley. Personajes como la famosa autora de Harry Potter, J.K Rowling, ha descrito la ley como “ridícula” y menciona que la ley podría usarse para silenciar a las conocidas feministas críticas de género que abogan que los derechos de las mujeres trans no deben venir a expensas de aquellos que sí nacen biológicamente mujeres. La polémica aquí es que la confusión de género podría ser un delito según la nueva  ley en algunas circunstancias.

Aunque la ley fue desarrollada para construir “comunidades más seguras que vivan libres de odio y prejuicios”, como lo declaró la ministra escocesa de Victimas y Seguridad comunitaria, Siobhian Brown, las personas en Escocia están eliminando antiguos chats de WhatsApp por miedo a ser encarcelados.[1] La policía del país informó que investigará con detalle cada denuncia de odio, por lo que se espera que las oficinas  y sistemas de seguridad colapsen con las quejas personales de cada individuo. De hecho, la ley estipula que se pueden presentar acusaciones anónimamente a través de los “centros de denuncia”, encontrados en ciertos sitios como universidades, y hasta una sex shop en Glasgow. La policía ha sido obligada a tomar una capacitación por línea que dura un par de horas que le enseña a los agentes que contenido es abusivo o amenazante para saber cómo aplicar la sanción. Los discursos incluidos hasta en obras de teatro no quedan exentas a la ley.

Escocia será un gran ejemplo de examinar cómo funciona un gobierno “woke” y las implicaciones que conlleva. Es importante entender que lo “woke”  “se ha convertido en un sinónimo de políticas de izquierda o liberales que abogan por la equidad racial y social,  el feminismo, el movimiento  LGBT, el uso de pronombres de género neutro, el multiculturalismo, el uso de vacunas, el activismo ecológico, y el derecho a abortar.”[2] A pesar de que lo “woke” sea sinónimo del liberalismo, lo ocurrido en Escocia muestra que la libertad de expresión está siendo considerada una  amenaza al poder y por lo tanto es ahora legitimante condenada. La restricción de  ciertas libertades individuales como esta ha sido clasificada por países occidentales como una violación de derechos humanos en países como China, Cuba y Corea del Norte, entre otros. El tiempo dirá si la nueva ley quedará escrita en los libros de historia como un momento oscuro para su cultura o una política que aseguro que la gente viva más libre de odio y prejuicios.

Alide Flores Urich Sass


[1] https://gaceta.es/europa/escocia-pone-en-jaque-la-libertad-de-expresion-con-su-ley-de-delitos-de-odio-20240324-1415/

[2] https://www.bbc.com/mundo/noticias-63465024

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *