Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Portuñola: Para Divulgar la Cultura de Portugal

Patricia Villasante es la autora del blog Portunhola. Este espacio digital se ha convertido en un medio para divulgar la cultura portuguesa, difundiendo las maravillas de Portugal.

Patricia Villasante no sólo nos deleita con sus escritos sobre la rica cultura y gastronomía de Portugal, sino que ahora da un paso más allá con su nuevo y emocionante proyecto, Marida de Baco. Este proyecto editorial tiene como objetivo principal acercar al público español la exquisita variedad y calidad de los vinos portugueses. Con Marida de Baco se propone educar, sorprender y enamorar a los amantes del vino en España con etiquetas lusas que, aunque menos conocidas, no dejan de ser excepcionales.

¿Qué fue lo que inicialmente te atrajo de Portugal y qué te llevó a crear el proyecto “Portuñola”?

Realmente es con NH, que la Ñ me encanta y es muy española, pero en internet es complicado emplearla en dominios y nombres de perfil y no había nada con la versión portuguesa.

Portugal siempre ha estado presente en mi casa. A mis padres les gustaba, tenían amigos, viajábamos bastante (para casi todos los españoles, Portugal ha sido el primer destino internacional de nuestras vidas) y en la edad adulta empecé a estudiar el idioma, a viajar incluso sola y a enamorarme aún más del país y su cultura. Así que para no saturar o monopolizar mis redes sociales personales con cositas de Portugal, decidí crear el perfil de Portunhola y dar a conocer el país a través del turismo (monumentos, libros, música, playas…), gastronomía, falsos amigos (hay palabras muy parecidas en ambos idiomas y que no significan lo mismo y nos pueden poner en un aprieto).

Era mi manera de acercar posiciones y ayudar a que aumente el interés de España por Portugal. He ido cambiando la imagen, pero ya llevo casi 10 años. Lamentablemente, no le puedo dedicar el tiempo que me gustaría ni viajo tanto como antes porque vivo algo más lejos, pero lo intento.

¿Cómo describirías la experiencia de trabajar como corresponsal de CNN Portugal en España y cómo influyó en tu percepción de las relaciones entre ambos países?

Para mí fue una de las experiencias más importantes de mi trayectoria profesional. Por un lado, ponía en práctica el idioma, aunque ahora lo he perfeccionado más, tanto gramaticalmente como en pronunciación. Aprovecho para pedir disculpas por algún error cometido.

Por otro, me daban la oportunidad de informar que es lo que más me gusta de mi profesión y quizás es donde menos he trabajado en estos 20 años, en servicios informativos.

Era una responsabilidad enorme hablar de España en portugués. Previamente, ya lo había hecho para SIC, en pandemia, desde casa.

Es cierto que fue un arranque algo caótico, conectaba en directo con el móvil, que me cuesta eso de no disponer de un compañero operador de cámara y fui aprendiendo la forma de proceder sobre la marcha, porque no era a lo que yo estaba acostumbrada.

Nunca me indicaron qué tenía que decir ni cómo y eso me hizo sentir a gusto. Y podía conectar desde cualquier punto de España donde me encontrase. Pero sí hubo cierta falta de comunicación para mi gusto entre los editores o coordinadores y yo.

De alguna manera constaté o confirmé que España interesa más a Portugal, informativamente hablando en este caso, que al contrario. Pero de repente dejaron de pedir conexiones, a pesar de que yo no dejaba de enviar temas posibles. No sé si fue una pérdida de interés, una cuestión económica (a veces mandaban reporteros desde Portugal a Madrid) y estaba bien remunerado, o que el Covid y la guerra de Ucrania fueron los principales temas de las conexiones y ya iban perdiendo fuelle.

Me dio pena, pero decidí acabar con la corresponsalía, sobre todo por tema económico y fiscal. No facturar y seguir pagando impuestos, no compensa.

Portugal siempre ha estado presente en mi casa. A mis padres les gustaba, tenían amigos, viajábamos bastante (para casi todos los españoles, Portugal ha sido el primer destino internacional de nuestras vidas) y en la edad adulta empecé a estudiar el idioma, a viajar incluso sola y a enamorarme aún más del país y su cultura

Ahora estás embarcada en un nuevo proyecto sobre vinos portugueses. ¿Qué te motivó a adentrarte en este ámbito y qué aspectos destacarías de la cultura vinícola portuguesa?

Trabajo en la comunicación del vino y estoy en constante formación. Siempre me llamaron la atención los vinos portugueses y a veces hablaba de ellos en Portunhola, pero vi que no suscitaban mucho interés entre los seguidores, así que deduje que tendrían un público más específico.

Cada vez escucho hablar más en el sector del potencial de los vinos de Portugal y pensé en compartir mis conocimientos. Aprendo de una manera autodidacta, comprando y catando vinos, leyendo, viendo los programas de la RTP o escuchando podcast. Y además hice cursos online y gratuitos, muy completos, con las Escolas de Turismo de Portugal durante la pandemia. Al no vivir en Portugal, no obtuve título oficial, pero me permitieron hacerlos y lo agradezco.

Así que ahora, en Marida de Baco, pretendo dar a conocer el país vitivinícolamente: las regiones, las castas, los vinos… y maridarlo con cultura, turismo… Poco a poco.

En cuanto a la cultura vinícola portuguesa destaco muchas cosas. Por un lado, me fascina encontrar revistas, programas de televisión y podcast específicos del vino. Algunos son del mismo grupo, pero aun así, como periodista que soy, me encanta esa presencia en medios y que para mí es fantástico para seguir aprendiendo.

Por otro, creo que hay una calidad-precio en los vinos espectacular. Y finalmente, y no menos importante, considero que la cultura del vino está muy presente en las casas, sobre en todo en algunas zonas.

Sin duda, labor de promoción de Wines of Portugal, las tiendas en Lisboa y Porto donde poder conocer las regiones y sus vinos, la presencia en ferias… lo están haciendo muy bien desde mi punto de vista. Y creo que el sector del vino en Portugal está creciendo progresivamente y a su ritmo, viendo qué demanda el mercado, adaptándose.

Para mí son los reyes del coupage de muchísimas variedades, pero empiezan a darle su lugar a las castas autóctonas y a descubrirnos su potencial.

En España cada vez se encuentran más vinos de Portugal, pero queda mucho por hacer. No creo que sea ni será su mejor mercado y viceversa.

Lisboa

Como alguien con un profundo conocimiento de las relaciones hispano-lusas, ¿cuáles crees que son los principales desafíos para mejorar el entendimiento cultural y social entre ambos países?

Es una asignatura pendiente. Considero que nos seguimos dando la espalda. España comienza a tener una mejor visión de Portugal y a dejar atrás los estereotipos y tópicos tan injustos. Al final todos tenemos recuerdos de nuestra vida en Portugal y portugueses en España. Sobre todo de las comunidades fronterizas o Madrid. Quizás la visión no sea igual para un murciano, valenciano o catalán.

Primero creo que debemos entender que nos parecemos, pero no tanto. Respetarnos y querernos conocer. Tengo la sensación de que los portugueses sí hacen el esfuerzo por entender y hablar español y los españoles no. Eso sí, no soporto que hablando portugués, me quieran hablar español. Se dan cuenta por el acento que soy española y… Me han explicado que es por educación, pero al final termino hablando mal ambos idiomas y me crea mucha frustración.

En resumen, hay que dejar atrás capítulos de la historia, no creerse un país más que el otro, ser más abiertos a aprender la lengua o entenderla, abandonar los tópicos dañinos y mirarnos de frente, no de reojo o por encima del hombro.

¿Qué acciones propones para fortalecer los lazos culturales y sociales entre España y Portugal?

Continuaría con la presencia y participación de uno y otro en actividades culturales como está ocurriendo ya, siendo los países invitados en ferias de diversa índole como las del libro, por ejemplo.

Quizás haya aún un miedo a perder identidad si nos unimos en según qué acciones.

Creo que se hacen bastantes cosas por fortalecer esos lazos, sobre todo en la raya, pero se desconocen. Ahí está el problema. Y yo creo que eso radica más en que, personalmente, no haya un interés en uno y otro país respectivamente o que no se promocionan correctamente.

Las ayudas Interreg están ahí y se supone que están destinadas a apoyar la cooperación transfronteriza. Así que sería interesante informar a la población de que eso existe.

Las cumbres hispano-portuguesas se celebran, pero qué calado tienen, cómo percibimos los ciudadanos lo que allí se trata y qué se pone en marcha…

En su opinión, ¿cómo podría aprovecharse mejor el potencial turístico conjunto de España y Portugal, en especial en la Raya Ibérica para beneficiar a ambas naciones?

Una Estrategia de turismo transfronterizo hay, pero nuevamente, buscas y no encuentras su materialización, salvo lo que se organiza y te enteras porque ya tienes un interés previo en Portugal. Si no, yo no soy consciente de que haya una promoción de esos eventos o que se incentive o motive a la población a participar o que sienta curiosidad por saber más.

Y por qué no, con esas ayudas europeas, se podrían fomentar y crear acciones para que se convierta en una zona de oportunidades. Creo que por el camino se queda mucho dinero. Hablaban de convertir el territorio en el “corazón ibérico” y me da a mí que no late.

Por otro lado, quizás debería haber un trabajo más conjunto o aprovechar para crear “marcas” conjuntas, en el vino, por ejemplo.

Insisto, la población creo que mantiene los tópicos. Cuando se animan a dar el paso de conocer, es cuando descubren la grandiosidad de Portugal y su evolución. Pero si no lo dan, no se avanza. Y son muy pocos. Es mi percepción. Y soy más crítica con la percepción del español hacia Portugal que del portugués hacia España.

¿Cuál crees que es el impacto de la colaboración bilateral en áreas como la economía, la educación y la innovación, y cómo podría mejorarse esta colaboración?

Yo soy de Salamanca y resido en Valladolid, por tanto, puedo hablar de lo que sé que se hace desde mi comunidad, Castilla y León. Y también en Extremadura o Andalucía, donde también he vivido.

Se hacen cosas, pero ¿quién lo sabe?

Existe la Comunidad de Trabajo Castilla y León-Centro de Portugal. ¿Quién lo sabe? El Espacio Fronteira, el Puerto Seco de Salamanca para captar flujos comerciales entre Portugal, Castilla y León y el norte de Europa, la celebración del Encuentro para el impulso del Corredor Atlántico en su tramo ibérico y su conexión con Madrid.

El encuentro Raia Business no sé ni siquiera si se ha vuelto a organizar, creo que no.

Pienso que de cara a Europa, deberíamos hacer más fuerza conjuntamente como Península Ibérica, sin perder competencias ni identidad.

He vivido en Mérida y en Extremadura, sí está muy presente Portugal.

También he vivido en Sevilla y me consta que Sevilla y Huelva mantienen vínculo con Portugal, pero por cercanía. Empresarialmente, se celebra el Encuentro Empresarial Luso-Andaluz y cada año se organiza en una localidad próxima a la frontera, una edición en España y otra en Portugal. Aquí las diputaciones también se implican.

En Sevilla está el consulado portugués y organizan presentaciones de libros, conciertos…

Aunque si no tienes un interés previo, no te buscas, no te enteras ni vas.

En Algarve, en los colegios, les dan a elegir idiomas a estudiar y está el español. En algunas escuelas de España, de la frontera, se aprende portugués, pero desconozco si entra en los planes educativos.

En las escuelas de idiomas de Madrid, Sevilla, Barcelona y ciudades fronterizas, puedes estudiar portugués, pero en el resto no. Yo estudio ahora en Valladolid, pero somos tres en el nivel C1.

También hay que tener en cuenta que todo lo relacionado con Portugal ocupa muy poco en nuestros medios de comunicación, por tanto, no suscitan el interés en la población.

Sigo teniendo la sensación de que, en general, los dos países se ven como competidores más que como socios y ante eso, no hay mucha solución más que motivar a la sociedad. ¿Cómo? Tratando de resetear y borrar estereotipos.

¿Consideras que existe una percepción errónea o estereotipada sobre Portugal en España y viceversa? ¿Cómo abordarías este problema?

Sí, lo estoy manifestado a lo largo de toda la entrevista y por eso no soy capaz de dar muchas soluciones, porque desde mi experiencia, el mayor inconveniente está en la calle.

Cuando digo que estudio portugués, nadie se imagina la de veces que he escuchado “¿portugués para qué?”. Y en Portugal: “una española hablando portugués, ¡qué extraño! Eres gallega, ¿no?”.

Creo que con eso digo todo. Al final ninguno da valor a la lengua y en Portugal domina el inglés, que ese es otro tema. A lo que se suma la burla porque, en general, en España el inglés se nos da o daba mal. Y de nuevo aparecen los estereotipos de cierto menosprecio a Portugal, como que los españoles miran por encima del hombro y los ven inferiores, Y los portugueses guardan cierto rencor por esa percepción que tienen los españoles y reaccionan atacando las limitaciones. Todavía eso existe. Es muy básico y simplista, pero ahí está la base de todo para mí.

Repito, es mi percepción. Cada vez es menor esa distancia y empezamos a mirarnos de reojo y desde hace unos años, veo un incremento del interés por Portugal y quien conoce algo más, comienza a borrar esos estereotipos y se sorprende para bien.

Así que el problema no se puede abordar si no se sabe potenciar el interés por ambos países a pie de calle.

¿Qué consejos darías a aquellos que deseen explorar y profundizar en las relaciones hispano-lusas, ya sea a nivel profesional o personal?

No soy la más indicada para dar consejos. De hecho, no me gusta darlos, discúlpame.

Pero, personalmente, que sigan a Portunhola y Marida de Baco para que les contagie de mi pasión por Portugal. Al final el boca a boca es lo que más funciona (risas).

Que los españoles se abran a conocer un país maravilloso, aunque he de decir que algunas zonas están ya masificadas y están perdiendo un poco su esencia. Me alegro porque supone una mejora económica para el país, pero a la vez me entristece que se desaparezca la identidad portuguesa.

Que desaparezcan los estereotipos por ambas partes y, profesionalmente, quizás sea más complicado porque los sueldos en Portugal son inferiores a los de España.

Yo tengo ideas para poder crear un proyecto de Comunicación transfronteriza, pero percibo aún una falta de interés que me impide dar el paso.

Así que lo único que puedo recomendar es que, al menos, se interesen por conocer sin ninguna idea preconcebida.

Puedo parecer pesimista, pero creo que los lazos se establecerán, se construirán más puente y la raya se difuminará porque cada vez se habla más de uno y otro país a cada lado de la frontera. Confío en que se logrará que haya más trabajo conjunto y que tenga sus frutos.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *