Pulsa «Intro» para saltar al contenido

El Puente de la Paz

En nuestro primer editorial del año pasado escribimos sobre la importancia de preservar la paz. La guerra en Ucrania todavía estaba muy presente. En 2024 este conflicto militar continúa. Y en los últimos meses, el conflicto militar y psicológico entre el Estado de Israel y Hamás ha ganado mayor protagonismo mediático.

Lamentablemente estos antagonismos no son los únicos conflictos que deshonran y desacreditan a la humanidad e impiden una sana convivencia entre los pueblos. La proliferación de estos dramas humanos obviamente tiene un impacto mayor en las poblaciones más vulnerables y desprotegidas, que al fin y al cabo son las mayores víctimas de los juegos geopolíticos.

Este año queremos seguir trabajando en el valor universal de la Paz, en todos sus aspectos: político, económico, cultural y social.

Hablar de Paz o de la falta de ella no es simplemente analizar las grandes cuestiones geopolíticas en general; es necesario ir más allá de estos conceptos generales. Debemos fomentar un debate más humano sobre por qué estallan los conflictos.

Con los medios que tenemos queremos volver a ser “puente” en el debate sobre estos temas que impiden la libre convivencia de las personas.

Ésta será la esencia de nuestra contribución, fomentar la participación de los diversos aspectos de nuestra sociedad e integrarlos en un debate efectivo, que trascienda los límites de la realidad impuesta

Somos conscientes de que nuestro “puente”, que busca promover un diálogo eficiente y minimizar el ruido mediático, tiene sus “pilares” que no son tan robustos como se desearía ante las fuertes corrientes de antagonismos que dominan nuestra realidad, que pueden destruir todo, nuestra buena voluntad. Pero queremos correr ese riesgo. Queremos que nuestra identidad y nuestra voluntad sean más fuertes que las cadenas de la demagogia, el miedo y el desconocimiento.

Ésta será la esencia de nuestra contribución, fomentar la participación de los diversos aspectos de nuestra sociedad e integrarlos en un debate efectivo, que trascienda los límites de la realidad impuesta.

Aprovechamos también, al ser el primer editorial del año, para desear a nuestros lectores, seguidores y amigos un próspero 2024.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *